domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 28° H 69.9%
07 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Nilda logró sobrevivir y se animó a contar su calvario

0
Comentarios


El sujeto se entregó en la Comisaría 3ª de Florencio Varela y confesó que la había matado pero, cuando llegaron los policías a la casa, la encontraron con vida y la trasladaron hasta el Hospital Mi Pueblo.

Nilda logró sobrevivir y se animó a contar su calvario
Foto:

Estoy viva de milagro, me dejó de pegar porque pensó que estaba muerta". Así comienza su relato Nilda, una vecina de Florencio Varela que, desde una camilla del hospital Mi Pueblo, se animó a contar detalles del salvaje ataque que sufrió de parte de su marido, quien intentó asesinarla a mazazos en la cabeza.

El sujeto, que creía que le había quitado la vida, fue hasta la Comisaría 3ª de Florencio Varela y, frente a los policías, aseguró que había matado a su esposa, de 39 años.

De inmediato, un grupo de efectivos se trasladó hasta la vivienda de la calle 536 y El Arroyo, del barrio Villa Argentina, donde encontraron en un charco de sangre a Nilda, quien entre balbuceos pudo explicar lo que le había ocurrido.

En una ambulancia fue trasladada de urgencia hasta el nosocomio y quedó internada en grave estado. Con el correr de los días su salud comenzó a mejorar y, aunque continúa en observación, logró contar lo que ocurrió en la noche de terror en la que casi pierde la vida.

"Yo estaba acostada, porque tenía sueño y quería descansar. El estaba mirando por televisión un partido de fútbol. De repente lo vi pasar y volver con una maza, saltó sobre mí y comenzó a pegarme primero con el puño. Luego, empezó a darme con la maza en la cabeza hasta que perdí el conocimiento, desde ahí ya no me acuerdo nada más", manifestó la mujer, víctima de violencia de género.

Secuelas del horror

A Nilda le cuesta hablar, se pierde en el relato y tiembla sólo de recordar lo que le pasó, pero con valentía decidió contar su testimonio."Ya me había pegado y lo había echado de casa. Luego volvió, me prometió que nunca más me iba a agredir. Le creí y lo perdoné", confiesa. 

"Ese perdón casi me cuesta la vida. Por suerte me desmayé, él pensó que estaba muerta y dejó de pegarme. Me encontró la policía, estoy viva de milagro", agregó en declaraciones a El Radar del Sur.
Nilda permanecerá internada un tiempo más en el Hospital Mi Pueblo, mientras que su esposo quedó preso por el delito de "Lesiones agravadas por el vínculo".

Tags

Comentarios Facebook