sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
09 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Bomba: anulan el trámite de juicio a Dilma

0
Comentarios


Lo decidió sorpresivamente el presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, quien dejó sin efecto el proceso de impeachment por el cual se esperaba que la presidenta brasileña fuera suspendida este miércoles

Bomba: anulan el trámite de juicio a Dilma
Foto:

Un giro inesperado dio el proceso contra Dilma Rousseff, a quien muchos ya veían suspendida dentro de 48 horas. El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, anuló el trámite de juicio –aprobado el pasado 17 de abril- y la mandataria brasileña salió rápidamente a celebrarlo.

La decisión de Maranhao, cuyas consecuencias jurídicas todavía no están claras, fue adoptada en momentos en que el Senado se apresta a una votación que puede separar a Rousseff del poder durante al menos seis meses y se apoya en supuestas irregularidades observadas en el trámite seguido en la Cámara Baja. ¿Los motivos? "Prejuzgamiento" y "ofensa al amplio derecho de defensa".

"Por esas razones, anulé la sesión realizada los días 15, 16 y 17 (de abril) y determiné que se realice una nueva sesión para deliberar sobre la materia", señaló el diputado en un texto distribuido por la presidencia de la cámara.

"Los señores parlamentarios no tendrían que haber anunciado públicamente sus votos antes de la conclusión de la votación, en la medida que eso caracteriza prejuzgamiento y clara ofensa al amplio derecho de defensa consagrado en la Constitución", añadió.


Enterada de la noticia, Dilma sonrió y se abrazó con el ministro de educación Aloízio Mercadante. "Ahora canten, de aquí a poco", pidió Rousseff al público que recibió a los gritos la noticia sobre la decisión de Maranhao.

"Sé que un recurso (contra el proceso) fue aceptado", y "no puedo fingir que no estoy sabiendo", declaró la mandataria, y pidió a los presentes "cautela", porque "vivimos una coyuntura de mañas y artimañas".

Sondeos y analistas coincidían en que estas podían ser las horas finales del mandato de la primera presidenta de Brasil, una ex guerrillera de 68 años reelegida hasta 2018 que denuncia un "golpe parlamentario" en su contra.

El pleno de 81 senadores se preparaba para votar este miércoles si aceptaba o rechazaba la recomendación de una comisión especial del Senado que aprobó hace tres días por holgada mayoría la destitución de Rousseff y apartarla del poder por hasta 180 días mientras se tramita el proceso y se llega a una sentencia definitiva.

Rousseff no es blanco de ninguna investigación o acusación por corrupción. Pero tanto sus mayores aliados -incluido el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva- como sus más acérrimos enemigos son investigados o acusados en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, que defraudó a Petrobras en más de 2.000 millones de dólares y engrosó bolsillos de políticos del gobernante PT y aliados, así como las arcas de sus partidos.

El arquitecto del impeachment, el diputado Eduardo Cunha, fue suspendido la semana pasada por la Corte Suprema de su cargo como presidente de la cámara baja por intentar obstruir investigaciones en su contra vinculadas al escándalo en Petrobras.

Cunha, aliado de Temer y considerado uno de los políticos más poderosos y astutos del país, es acusado por la fiscalía de tener cuentas secretas en Suiza, de usar a aliados para pedir sobornos a empresas con contratos con Petrobras y de desviar dinero en contratos de Furnas, una subsidiaria de la estatal Eletrobras.

      Embed


Comentarios Facebook