viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Suerte
10 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Disputa certera y “tirante”: el del último as ríe mejor

0
Comentarios


Una mesa colmada de dados, más algunos cubiletes y un propósito que supere a todos los ases forman parte de la particularidad de este juego, donde se descartan tantos unos por ronda como ansiedades por contrincante. Gana, por supuesto, el que al final se queda con el preciado número.

Disputa certera y “tirante”: el del último as ríe mejor
Foto:

Según el diccionario de la Real Academia Española, entre otros significados, el As es quien sobresale en su profesión. En Ases, un juego de dados cargado de dramatismo, suspenso y tensión, como sucede en los "burros", el vencedor será aquel que asome la cabeza sobre el desenlace de la partida.

Una partida de Ases tiene un tiempo de juego estimado de 10 a 20 minutos. No hay límite de jugadores, pero hay un dato clave: debe haber cinco dados y un cubilete para cada jugador.

Probablemente sea el juego que requiere más dados pues, al comenzar, cada participante deberá contar con los cinco.

¿Cuál es el objetivo a cumplir?


Ser el que saque el último as. En el comienzo de la partida, cada participante tirará los cinco dados para determinar el orden de inicio en el juego. En este tiro, cada as vale siete puntos en lugar de uno. Sale primero el que haya obtenido la mayor suma. Se desempata jugando una segunda vuelta. Luego se prosigue en la dirección del sentido en que dan vueltas las agujas del reloj.

Tras haber determinado el orden de inicio, es el momento para que cada jugador haga su apuesta. Las mismas deben ser de idéntico valor.

El primer participante comienza arrojando los cinco dados. Todos los ases que salgan en este tiro deben colocarse en el centro del área de juego. Todos los 2 se pasan al jugador a la izquierda del tirador, mientras que todos los 5 se pasan al jugador a la derecha del tirador. El primer jugador continúa tirando hasta que no le salga ni un as, ni un 2, ni un 5 o hasta que no tenga más dados.

Luego, el jugador a la izquierda del primero tira sus dados (los cinco dados propios más cualquier otro que le haya pasado el primer jugador). Pone los ases en el centro de la mesa de juego y pasa los 2 y los 5 a los jugadores a su izquierda y a su derecha respectivamente. Continuará tirando hasta que no salgan ni un as, ni un 2, ni un 5 o hasta que no tenga más dados. ¡Atención! Un jugador no queda afuera del juego cuando se queda sin dados, pues los rivales a su izquierda y a su derecha pueden pasárselos cuando sacan un 2 o un 5.

Se continuará jugando de esta manera hasta que todos los dados excepto uno, hayan sido colocados en el centro del área de juego. En este punto, el jugador que se quedó con el último dado, lo tira.

Si éste saca un as, ganará el pozo (si se juega por dinero). Si se saca un 2, pasará el dado al jugador a su izquierda; si saca un 5, lo pasará al de su derecha. Si le sale cualquier otro número (3, 4 o 6) continuará tirando hasta sacar uno de los números significativos (1, 2 o 5).

De esta manera, el dado final pasará de jugador a jugador hasta que alguien obtenga el más deseado as.

Será éste, entonces quien se quede con todo y corone la partida.


      Embed


Comentarios Facebook