lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
General
11 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ex ESMA: 50 amenazas de bomba, estrés laboral y sospechas internas

Maximiliano Acosta
0
Comentarios
Por Maximiliano Acosta


Llegan a haber hasta cuatro llamados por semana de voces femeninas y masculinas. Algunos empleados creen que son realizados en el predio, pero observan de reojo un proyecto del macrismo para hacer cambios en el lugar. Denuncian inacción de la Justicia, preocupa la paralización de las actividades programadas y los empleados sufren el día a día

Ex ESMA: 50 amenazas de bomba, estrés laboral y sospechas internas
Foto: Juan Roleri / Télam
Foto:

Son las 15 horas del martes y sobre la mano de la avenida del Libertador 8151 que va al norte de la Ciudad de Buenos Aires hay un corte. Los empleados de la ex ESMA tienen pancartas y bombos. No es la primera vez que deciden interrumpir el paso. Es la 50ª llamada del año, aunque algunos creen que son más. Se perdió la cuenta de la cantidad de veces que el Espacio para la Memoria y Derechos Humanos recibe el anónimo y amenazante mensaje telefónico "vamos a hacer volar todo".

El trabajo diario es una espera constante para dejar las tareas y abandonar el predio con urgencia mientras ingresa la brigada antiexplosivos otra vez. Por el momento no hay certezas pero sí sospechas y desconfianza sobre el origen de las advertencias que comenzaron a principios de 2015 y se intensificaron con el cambio de gobierno.

El escultor Andrés Zerneri observa el Monumento a la Mujer Originaria. Le falta poco para llegar a las 10 toneladas que deberá soportar la base en la que se erigirá. Desde 2011 trabaja en el predio y con la ayuda de los visitantes junta llaves de bronce, que luego funde para generar el material con el que armará las partes. Pero desde mitad de diciembre recibe pocas llaves y el espacio, pocos visitantes a raíz de las llamadas. "Estamos esperando las amenazas todo el tiempo. Incluso ya nos organizamos para saber cómo movilizarnos", le cuenta a DIARIO POPULAR sobre la situación que le "impide continuar con el proyecto".

Zerneri detalla que desde el año pasado, la ex ESMA ya cuenta con 100 llamados, pero "con este gobierno son 50 y hasta cuatro por semana". "Antes lo hacían a la recepción, ahora directamente al 911 y te encontrás con la Policía entrando de golpe", relata.

      Embed

La causa, que se labró a mediados de 2015, se encuentra en manos del juez Luis Rodríguez y la investigación está a cargo del fiscal Franco Picardi, en el juzgado federal 9. Pero por el momento, a las 17 hectáres y a los dos centros culturales que funcionan dentro los invade la incertidumbre que crece a medida que transcurren los meses.

En el horizonte no se ve una solución temprana. Según el ministro de Justicia, Germán Garavano, "se hicieron todas las denuncias correspondientes", pero la investigación se encontró con un obstáculo: "Uno de los problemas es que el Ministerio tenía un déficit de sistema de comunicaciones muy grave que no permite identificar algunas llamadas".

A su vez, el funcionario maneja una hipótesis alarmante, la existencia de "llamadas internas", como deslizó este miércoles en diálogo con Radio Nacional. Una de las fuentes consultadas por DIARIO POPULAR, y que solicita anonimato por temor a represalias, sentencia: "Sospechamos de personas que trabajan acá, que están llamando desde acá y no sabemos el motivo".

"A veces es una voz de mujer; otras, de un hombre. Un par de veces se dirigieron directamente al archivo, otra a la radio de H.I.J.O.S. y un par al Centro Cultural Haroldo Conti. Ahí fue una chica", especifica. Otro empleado del sector Archivo cuenta que más de una vez fue a comprar el almuerzo y, al regresar, estaba lleno de policías. Una situación que desespera a quienes trabajan día a día en el predio.

Como querellante en la causa se presentó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) para "poder pedir la entrada a la causa y ver qué pasa y por qué desde la Justicia no se está haciendo nada luego de 10 meses", relata Daniel Catalano, el secretario general de la sección Capital del organismo.

En diálogo con DIARIO POPULAR, Catalano va más allá con su hipótesis sobre el motivo que potencian tantas amenazas de bomba y señala directamente al Gobierno: "Es un contexto de violencia y los organismos de Derechos Humanos padecen esta violencia. Hay un cambio de perspectiva con respecto al kirchnerismo y no se preocupan con lo que sucede con los DD.HH.".


LEA MÁS:

      Embed

"No es un dato menor que el primer evento que se realizó en la ex ESMA con el nuevo gobierno hayan participado familiares de militares", denuncia Catalano. De ese evento, del que pasaron tres meses y fue revelado por el diario Página 12, participaron el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, e integrantes del Celtyv (Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas), entre ellos, Cecilia Pando.

Momentáneamente  a todos los empleados se les prohibió ingresar con sus autos al estacionamiento y "se habla de cambiar protocolos de seguridad, de reestructurar", cuenta Liliana Sotelo, una de las ayudantes que trabaja con Zernieri.

El artista plástico, hace pocos meses había recibido un pedido expreso por parte de Avruj para abandonar el lugar, cree que "no se trata de una red de terroristas" y se nota "la falta de voluntad para darnos una solución".

Al momento de cortar la comunicación con Zernieri, uno de los empleados avisa con un breve mensaje que otra vez hay una amenaza y deben evacuar los edificios.


UN PROYECTO CON LA MADRES DE PLAZA DE MAYO EN CONTRA

"La idea es que todas las agencias de Naciones Unidas que están en Buenos Aires estén aquí". Avruj se refería así al objetivo de un nuevo diseño que incluye quitar de algunas partes el enrejado perimetral del predio y generar un espacio verde "rodeado de edificios", para que funcionen dentro todas las oficinas de las Naciones Unidas.

En una solicitada en Página 12, la Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo, se manifestaron en su contra: "Recordamos el pueblo que todo el predio con sus edificios incluidos, constituye un Espacio para la Memoria y Derechos Humanos que, por orden judicial, no puede ni debe ser alterado".

      Embed

      Embed


Comentarios Facebook