miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
General
12 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Alerta por venta de lácteos en la calle y sin controles

0
Comentarios


Son camionetas que se estacionan en las plazas del Conurbano y ofrecen lácteos casi a la mitad de precio que en los supermercados. Aunque tiene sus riesgos, la gente se abalanza y hay colas de hasta 40 personas.

Alerta por venta de lácteos en la calle y sin controles
Foto:

La camioneta se estaciona en una plaza del Conurbano, y su conductor retira la lona que tapaba el contenido de la caja trasera. Una veintena de cajas, forradas con telgopor, guardan envases de leche, manteca y yogurt de una segunda marca. De inmediato, coloca los carteles con los precios: "$ 8 Litro de leche".

En un puñado de segundos, la fila llega a las cuarenta personas. El motivo del furor por la compra de lácteos en la calle, y sin controles, es sencillo, porque en los supermercados el litro de leche, producto básico en la mesa de los trabajadores por excelencia, tiene un costo que arranca en los 15 pesos.

En diálogo con Diario Popular, Rubén Manusovich, titular de Fedecámaras, explicó que "por la crisis económica, con aumentos de precios a un nivel dramático, calculamos que 3 de cada 10 consumidores están eligiendo comprar lácteos en el mercado informal, y es la forma que tiene el pueblo de mantener la calidad de vida, aún cuando no tengan la certeza de que los productos están en buen estado".

LEA MÁS

      Embed

Dora es una vecina de una localidad del Conurbano que compra, desde hace décadas, mercadería en la feria municipal de los jueves de cada semana. Pescado y verdura están entre los productos que más requiere. En las últimas semanas, alrededor de los carritos habilitados, funcionan otros comercios "alternativos". La mujer detectó de inmediato al vendedor de lácteos.

"La leche la tiene a 8 pesos. Es mucha la diferencia con lo que piden en los negocios de mi barrio, donde están 15 o 18 pesos. Cada jueves compro para toda la semana. Con 48 pesos me llevó seis envases. Gasto la mitad de lo que gastaría en los negocios. No me queda otra, porque mi sueldo ya no alcanza para nada", explicó la mujer.

Consultada por la posible pérdida en la cadena de frío del producto, y los riesgos para la salud, la mujer indicó que "el hombre (por el vendedor) tiene todo en cajas con telgopor y mucho hielo, así que no me preocupo, aparte en los negocios seguro que están apagando las heladeras, porque con los precios de la electricidad es imposible sostener la ganancia".


LEA MÁS

      Embed


Para Manusovich, en tanto, "a esta altura, el 30 por ciento de los consumidores busca formas alternativas para conservar la calidad de vida que tenía hasta el año pasado, increíblemente van incluso a comprar en barrios de emergencias o en plazas, donde no hay controles sobre los productos".

El titular de Fedecámaras señaló que "hay productos básicos que aumentaron hasta un 70% desde la devaluación y el ajuste que se viene implementando, entonces al compromiso de no despedir trabajadores, los empresarios deberían congelar y hasta bajar los precios, porque es insostenible para las familias".

      Embed


Comentarios Facebook