lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
12 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Reabre La Nueva: gran laguna del corredor de Ruta 2

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Una magnífica pesca en un ámbito prístino con aves, carpinchos y nutrias, donde además de excelentes pejerreyes no tendremos presión de pesca ni ruidos de motores alrededor. Un paraíso a menos de 150 km de Baires.

Reabre La Nueva: gran laguna del corredor de Ruta 2
Foto:

La Nueva del barrio abrió sus tranqueras en el corredor de Ruta 2. Regenteada por la gente de El Repollo, puesto de venta de carnadas del km 113, los hermanos Luis y Esteban Lynch, ha logrado que este espejo vuelva a ser una opción abierta para grupos de pescadores que busquen una pesca exclusiva. Porque a este ámbito de 200 hectáreas sólo entrarán como máximo 4 trackers, por lo que los grupos de aficionados que contraten la salida disfrutarán de una laguna para ellos solos prácticamente.

Esta ausencia de presión de pesca hace que en La Nueva, a 20 km de tierra de la Ruta 2, los pejes coman firmes, aunque del pique a la extracción haya un trecho. Esto es lo que comprobamos junto a mi compañero Roberto Gil, con quien notamos que pese a las llevadas francas, son muchos los piques que se erran, además de los que se concretan. Pero ahí está el gusto por esta pasión que nos obliga a pensar, a cambiar de línea, a variar profundidades y a acostumbrarse al timing de cada lugar. El peje siempre vino de la boca, no hubo prácticamente ejemplares tragados, dado que este pejerrey astuto y ultra bien alimentado no come con desesperación y hay que clavarlo en el momento justo.

Usamos boyas Doble T de distintos formatos ya que el color no era problema por tocarnos un día nublado en donde todas las tonalidades se veían bien. No obstante tuvimos mucha respuesta en boyas negras y también en las verdes flúo. Usar una pequeña tramposa yo-yo Doble T facilita las cosas, ya que al peje le da ese plus de confianza para engullir sin resistencia. Y cuando la boya grande marca la corrida, el peje está clavado. Anzuelos 1 o 1/0 fueron los usados en esta oportunidad con excelentes mojarras de El Repollo, que son provistas a los visitantes por los propios regentes de la laguna.

Una carnada que nos dio muy buen resultado también fue el filet de dientudo, tanto solo como rematando una mojarra grande encarnada de cola a cabeza. Y lo mejor: el pique se dio bien arriba, entre 10 y 20 cm.

Lo más sorprendente de este ámbito en el que al llegar vimos carpinchos tirarse al agua y nutrias huir a nuestro paso, es la paz del lugar, sin rutas ni caminos cerca. Y luego, lo gordos que están sus pejerreyes. Porque un peje de 35 cm aquí pesa como uno de 42 de otro lugar: su lomo es ancho, su vientre abultado, y al clavarlos se quedan firmes en el lugar iniciando sus chapoteos.

Otro consejo útil: al clavar una pieza no perder nunca la tensión, pues se abre fácilmente un ojal en su labio protráctil y logra zafar del anzuelo. Lo comprobamos sobre todo cuando esperábamos más de la cuenta con la pieza en el agua al filmar el video que hicimos en esta ocasión. Detener un momento la recogida del peje era perderlo casi con seguridad.

Sin dudas, el corredor de Ruta 2 tiene muchísimas opciones y muy rendidoras para divertirse pescando de manera económica. Pero quien busca una opción diferente y pueda pagar un dinero junto a otros tres amigos por una laguna exclusiva, sin dudas tiene en La Nueva una excelente opción donde deberá despreocuparse de contar con una embarcación de primera, un guía, de conseguir excelente carnada y de acceder a un lugar distinto a todos. Un ámbito ideal para quienes quieran darse un gusto cerca, sin largos y desgastantes viajes, y con notables matungos que sin dudas recordará por mucho tiempo. Vaya y disfrute.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook