martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 29° H 18.9%
15 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Gerardo Romano, a favor del que no calla

Guido Gutiérrez Mónaco
0
Comentarios
Por Guido Gutiérrez Mónaco


Prefiere a los que hablan "a favor o en contra de un ideal" que a los que tratan de pasar desapercibidos para no correr riesgos. El porqué de su obra sobre el holocausto, la pelea con pachano y el debate político

Gerardo Romano, a favor del que no calla
Foto:

"Tengo un cariño muy profundo por la ex esposa de Aníbal Pachano, la querida Ana Sanz, y una excelente relación con su hija Sofía, y creo que eso le despierta cierta envidia y algún que otro celo a él, y esos pueden ser algunos de los motivos por los cuales discutimos recientemente", apunta el actor Gerardo Romano, quien protagoniza el unipersonal con dirección de Manuel González Gil Un Judío Común y Corriente, todos los viernes y sábados a las 21 en el Chacarerean Teatre. Luego, agrega: "Su hija es una gran persona y la conozco desde bien chiquita, lo que me hace tenerle un cariño muy especial".

Romano tuvo recientemente una promocionadísima discusión pública con Pachano en televisión, cuando se estaba discutiendo el rol de la Asociación Argentina de Actores: "Pachano le estaba faltando el respeto a Alejandra Darín, que es la secretaria general del gremio, y ella no podía defenderse por no estar presente. Esa actitud me pareció nefasta y por eso le dije lo que le dije". Si bien el actor advierte que no se volvió a cruzar con Pachano, opina que "con la maravillosa ex mujer que tiene y lo gran persona que es la hija, se me hace difícil pensar que sea tan pelotudo y mediático como se muestra. Entiendo que puede ser un personaje, pero debe cortarlo en algún momento para poder rodearse, como lo hace, de gente tan linda".

Con respecto a la obra que protagoniza, resalta que "es la historia de un hijo de exiliados que vive en Hamburgo, Alemania, y lo invitan de una universidad en la que estaban estudiando el movimiento nazi, para hacerle preguntas por su experiencia personal con sus padres. Él la rechaza porque no se quiere sentir una rata de laboratorio frente a un auditorio de jóvenes entusiastas, y va dando ciertas definiciones acerca del judaísmo, las diferentes religiones y la necesidad de crear un nuevo prototipo de religión que no prive a los hombres de ciertas necesidades".

Relaciona el tema de la obra con las tragedias argentinas, que nos dejaron grandes heridas que debemos sanar y recordar para no repetirlas nunca más".

En cuanto a la cultura, piensa que "se puede ver castigada dentro de muy poco. Creo que hay muchos actores que están disconformes y lo dicen. Prefiero a los que se manifiestan a favor o en contra de un ideal, que a los que se callan y prefieren hacerse los boludos ante las cosas que están sucediendo".

Se reconoce a sí mismo como "un tipo al cual le pega mucho la historia del pueblo judío porque nací en el barrio de Once y tengo muchísimos amigos judíos desde mi infancia hasta el día de hoy. Me siento muy hermanado con lo vivido por los judíos, sobre todo, por los atentados sufridos en nuestro país como fueron los de la Embajada de Israel y la AMIA en la década del '90".

Se define a sí mismo como "un no kirchnerista. Me molesta que la gente me titule o rotule por pensar tal o cual cosa. Apoyé ciertas políticas del gobierno anterior, porque me gusta que se priorice el interés colectivo por sobre el individual. El enfoque siempre tiene que estar en tratar de hacer una sociedad más justa y menos desigual". En cuanto a su acercamiento a ideas del gobierno anterior, sostiene que "cuando se dio el famoso conflicto con el campo, me di cuenta que estamos en un país con intereses muy concentrados y allí apoyé la lucha del kirchnerismo. Sin embargo, no me caso con nadie de los políticos actuales, pero sí puedo afirmar orgullosamente que soy un hombre peronista que apoya la doctrina de la justicia social".

Aunque defienda algunas políticas anteriores, indica: "Ante casos de corrupción, soy implacable. Si Cristina tiene que terminar presa, la Justicia debe seguir adelante. Las buenas cosas no pueden ser tapadas por las malas, ni viceversa. Se nota que hay mucha gente que tiene a CFK como una referente importante, y me parece bien que se recalquen las cosas que fueron bien hechas".

      Embed

Comentarios Facebook