sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
16 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Más que reclamo histórico, una necesidad inmediata

Daniel Fabini
0
Comentarios
Por Daniel Fabini


Buena parte de la dirigencia bonaerense se alineó con la gobernadora en el reclamo de una readecuación del Fondo del Conurbano. El gobierno nacional quiere atender el reclamo sin alterar su relación con otras provincias.

Más que reclamo histórico, una necesidad inmediata
Foto:

El reclamo de dinero al gobierno nacional por parte de la provincia de Buenos Aires que gira en torno al polémico Fondo de Reparación Histórica del Conurbano, una alquimia política noventista, puso en línea a buena parte de la dirigencia bonaerense junto a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Que los dirigentes en este distrito clave de la Argentina se pongan de acuerdo para que la Provincia reciba más fondos federales no parece una tarea difícil para los operadores macristas que echaron cartas en el asunto.

El cambio de gobierno sorprendió con esa idea de restablecer una nueva relación económica-política distinta y no tan librada a los ánimos y criterios de un Ejecutivo fuerte.

Y cabe recordar que siempre una alta cuota de necesidad constituyen las uniones y acuerdos que los bonaerenses alcanzan con los denominados "nacionales".

Si los "nacionales" se sienten fuertes buscan un mal menor en la Provincia.

Eduardo Duhalde fue eso para Carlos Menem; Daniel Scioli fue un tapón de Cristina Fernández de Kirchner. Duhalde alcanzó a negociar algo, Scioli quién sabe si lo intentó.

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora Vidal tienen la necesidad de negociar algo y rápido. La idea de asistir con recursos adicionales al principal distrito nacional ya está tomada en la Casa Rosada y es una necesidad objetiva, pero también está el convencimiento de buscar otros métodos a los utilizados por el kirchnerismo, que a su vez definía su naturaleza. Los nuevos, los que no tienen historia también empezarán a escribir su página en este rubro y de hecho lo están haciendo.

Darle cierto volumen político al reclamo bonaerense por más fondos federales -que desde el primer día el actual ministro Hernán Lacunza visibilizó- le da cierto fundamento al Poder Ejecutivo Nacional para atender esta situación específicamente, mientras otras provincias argentinas, muchas de ellas en manos opositoras, enarbolan sus propias demandas. El foco se ha puesto al parecer, desde los gobiernos, en introducir alguna modificación en el destino de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, una "torta grande" que reparte el gobierno central mediante fondos especiales y coparticipación federal.

Un tope inamovible

La provincia de Buenos Aires actualmente tiene un tope de 650 millones pesos y ni un centavo más, en el denominado Fondo del Conurbano, que está conformado por el 10 por ciento de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, calculado en unos 48.000 millones de pesos para este año. Si ese fondo, como fue en un principio, fuera todo para la provincia de Buenos Aires, ésta recibiría unos 4.800 millones de pesos.

Cualquier coma que se toque en ese renglón mejoraría los ingresos bonaerenses. Pero sucede que el excedente del tope, de 650 millones de pesos, se reparte entre el resto de las provincias.

Aunque además, los partidos de la oposición vienen reclamando desde hace muchos años que el total del Impuesto a las Ganancias tenga un reparto directo por coparticipación o incluso en todo caso que sea repartido entre provincias y Nación, sin la existencia de los fondos especiales.

Hoy se afecta a fondos especiales el 34% y 66% se distribuye por coparticipación entre Nación y provincias.

El gobierno de Vidal está tratando de ayudar y ayudarse: necesita que el gobierno le aporte fondos adicionales para cerrar sin complicaciones el año, su primer año de gestión. Macri tiene necesidad de ayudar a Vidal porque en la elección legislativa de ese distrito estará en juego buena parte de la suerte que correrá el resto de su experiencia presidencial.

Ahora esa asistencia tendrá que transitar un fino sendero en el orden nacional, no deberá incomodar a las demás provincias ni desfinanciar el gobierno central.

En la Provincia, una vez que llegue, sí es que llega, también estará acosada por un peronismo que advirtió la posibilidad de auxiliar a los municipios con esos adicionales.

De hecho, el diputado provincial massista Juan Andreotti, presidente de la Comisión de Asuntos Municipales de la Cámara baja, sostuvo que "hay que eliminar el Fondo del Conurbano y pasar ese monto a fondos coparticipables", y detalló que "la Provincia pasaría a recibir 10.000 millones de pesos contra los 650 millones que percibe actualmente".

Pero además aclaró que este dinero debería ser "coparticipable a través del CUD (Coeficiente Único de Distribución) con todos los municipios de la provincia, cosa que el Fondo del Conurbano no lo era".

      Embed

Comentarios Facebook