miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Más allá del Misterio
16 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una vieja morgue cobra vida en un hospital de San Juan

Sebastián Aranguren
0
Comentarios
Por Sebastián Aranguren


La sucesión de anomalías en el Hospital Rawson de San Juan tiene como un clásico a Blanca, quien podría ser el fantasma de una enfermera que se suicidó hace tiempo. Tampoco faltan quienes sufrieron escalofríos con misteriosas caídas y sonidos siniestros.

Una vieja morgue cobra vida en un hospital de San Juan
Foto:

Bajar al sótano de las viejas instalaciones del Hospital Guillermo Rawson, de San Juan, no es una tarea recomendable para los empleados impresionables ya que ese espacio es desde hace mucho tiempo un ámbito proclive a las manifestaciones paranormales atribuidas a los "paquetes de energía" que aún se mantienen latentes en el lugar, con su carga eterna de angustia y dolor.

Concretamente, estas actividades tienen lugar en la parte ya desafectada del viejo centro asistencial sanjuanino y en especial en la zona donde el desastre generado por el terremoto que devastó la provincia en enero de 1944, funcionó como morgue provisoria de las víctimas fatales que dejó el movimiento telúrico.

Ese sector también supo albergar una sala de internación que cada vez tuvo menos aplicación para la funcionalidad del nuevo hospital.

Sin embargo dio cabida al archivo, el área donde aún se conservan más de dos millones de historias clínicas de personas que pasaron por ese mórbido lugar.

Ese lugar repleto de carpetas y hojas amarillentas es una suerte de vórtice de la energía que ha quedado retenida en el lugar y que se materializa a partir de la experiencia paranormal en ruidos inexplicables, objetos que se caen y apariciones fantasmales que cortan el aliento del mejor plantado.

El año pasado el Hospital Rawson fue noticia con las denuncias de los empleados del sector mencionado que aseguraban ver a "Blanca", tal el nombre que le dieron a la aparición de una figura femenina ataviada de enfermera, con su delantal inmaculado y brillante

¿Pero qué es lo que pasa en el establecimiento? Según los empleados el catálogo de hechos paranormales que allí se materializan incluye también los sonido de pasos que son percibidos en la soledad del lugar y que se acercan al testigo de la situación, en un posible encuentro que jamás se concreta.

Cajas que caen sin caer

La otra anomalía de este lugar, tiene que ver con los pilones de cajas con historias clínicas que a veces se desmoronan y que, es cierto, podrían ser atribuidas desde a imperceptibles movimientos telúricos - muy comunes en San Juan-, hasta el mal y desprolijo ordenamiento de esos elementos.

Pero lo terrorífico es, como cuentan en el archivo, cuando se oye un derrumbe de cajas que en realidad no ha ocurrido.

Hubo en este sitio, elementos de trabajo que desaparecieron de los escritorios y en materia de sonidos inexplicables, el tabletear de viejas máquinas de escribir que no se ven, suele poner muy nerviosos a los trabajadores que tratan de hacerse fuertes y cobrar valor encendiendo velas y portando estampitas de Vírgenes y santos. Psíquicos y entendidos en cuestiones paranormales consideran que el sector antiguo del Hospital Rawson, en realidad opera como una caja de resonancia de paquetes de memoria, es decir cargas de energía de personas que pasaron a otro plano y cuyo registro se conserva entre esas paredes para cristalizarse a través de fenómenos paranormales. Algo así como si la vieja morgue improvisada por fuerza del terremoto recobrara vida y la multitud de amarillentas historias clínicas quisieran incorporar más diagnósticos de los que ya no están.

      Embed

Comentarios Facebook