sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
17 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un relato estremecedor de las torturas sufridas por un paquistaní

0
Comentarios


Le cortaron la espalda con navajas y le echaron sal en las heridas. Le cosieron la boca y le hicieron pasar hambre una semana. Le arrancaron las uñas y le dispararon en los pies. Escapó tras cinco años de cautiverio y puede contarlo

Un relato estremecedor de las torturas sufridas por un paquistaní
Foto:

Shahbaz Taseer es un paquistaní de 30 años que permaneció casi cinco secuestrado por grupos islamistas y logró fugarse. Hijo del gobernador liberal de la provincia de Punjab Salman Taseer asesinado en 2011, brindó una serie de entrevistas en las que contó su calvario.

El hombre, que reapareció sin que nadie lo esperara el pasado 8 de marzo –tras ser secuestrado el 23 de agosto de 2011-, recuerda haber sido trasladado varias veces de un lugar a otro, entre las zonas tribales del noroeste de Pakistán y el vecino Afganistán.

Según él, sus captores querían cobrar dinero e intercambiarlo por 25 extremistas encarcelados. Pero asegura que no hubo rescate ni intercambio. Dice que pasó de manos del Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) a los talibanes afganos tras unos combates en 2015. Entonces recibió ayuda de un talibán para escapar de su cautiverio.

El joven cuenta que se escapó el 29 de febrero, en Afganistán, y caminó desde la provincia central de Uruzgán hasta Pakistán, donde finalmente pudo llamar a su madre desde un restaurante del sur del país el 8 de marzo.

A continuación, cinco frases de lo que vivió durante su cautiverio:

• "Durante un año fui torturado, para que hicieran esos extravagantes videos hollywoodienses destinados a mi familia, con el fin de presionarlos a ellos y al gobierno".

• "Me hicieron cortes en la espalda con navajas, y me metieron sal en las heridas. Me cosieron la boca y me hicieron pasar hambre durante una semana. Me dispararon en la pierna, me cortaron carne de la espalda. Sangré durante siete días, y durante esos siete días no me dieron ninguna ayuda".

• "Me arrancaron las uñas de las manos y de los pies y me enterraron vivo".

• "La gente, los amigos y la familia me dicen: eres muy valiente, volviste, fue heroico. Pero eso no son cosas que pueda decir de mí mismo. Lo que puedo decir es que aprendí a ser muy paciente".

• "Tuve mucha suerte de sobrevivir a dos ataques de drones (estadounidenses). En un ataque aéreo me encontré a menos de 100 metros del lugar donde cayó la bomba".

      Embed

Comentarios Facebook