sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
General
18 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Se cumplen 5 años de la tragedia aérea de Sol

0
Comentarios


Ocurrió en mayo de 2011 en Río Negro, 22 ocupantes,18 pasajeros adultos, 1 niño y 3 tripulantes, fallecieron en el lugar.

Se cumplen 5 años de la tragedia aérea de Sol
Foto:

Se conmemorará hoy un nuevo aniversario de la tragedia del vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas, que en mayo del 2011 cayó cerca de las localidades de Los Menucos y Prahuaniyeu, en la línea Sur de Río Negro; sus 22 ocupantes,18 pasajeros adultos, 1 niño y 3 tripulantes, fallecieron en el lugar.

Está previsto que los familiares, vecinos, autoridades y sacerdotes se congreguen a las 13 en el gimnasio municipal, para dirigirse en varios vehículos hasta el sitio de la tragedia, donde el homenaje se realizará a partir de las 15.

El oficio religioso estará a cargo del cura párroco Ricardo Modarelli, en la capilla que se instaló donde fue la tragedia, en el paraje Prahuaniyeu, a 40 kilómetros de la localidad rionegrina de Los Menucos.Juan Carlos Ruiz, referente de los familiares de las víctimas, indicó a Télam que, "a cinco años de esta terrible tragedia, nos pesa una tristeza enorme, recordamos con mucho afecto a nuestros seres queridos que murieron en este lugar".

"Somos alrededor de un centenar de familiares, llegados desde Neuquén, Rosario, y Córdoba, que nos congregamos todos los 18 de mayo en donde fue esta tragedia, tratando de entre todos brindarnos apoyo y fuerzas", agregó.

Engelamiento

A las 20.50 del 18 de mayo de 2011, el piloto Juan Raffo y el copiloto Adriano Bolatti, al mando del vuelo de Sol 5428, hicieron su último contacto con una torre de control. Luego, el silencio. Menos de media hora más tarde acabarían estrellándose en el paraje Prahuaniyeu, cerca de Los Menucos, una población rural de la provincia de Río Negro, dedicada mayormente a la cría de ovejas.

Testigos en la zona hablaron de una bola de fuego en la distancia. Cuando el primero de los pobladores locales logró acercarse con una camioneta al lugar donde había visto la explosión, solo encontró una mancha negra en el suelo y restos de metales, asientos y equipajes. "Cenizas y pañales", describió uno de los primeros hombres en llegar al lugar. De las 22 personas a bordo, no sobrevivió nadie. Viajaban, además del piloto y copiloto, la auxiliar de cabina Jessica Fontán, 18 pasajeros adultos y un bebé.

Los mismos pilotos -se desprendió de las grabaciones de la caja negra- eran conscientes de que el turbohélice no era el tipo de aeronave ideal para volar en esa zona y con ese clima. Porque, de hecho, eso fue lo que los mató: el frío.

Según el informe de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil, cuya versión final se publicaría recién el año pasado, la aeronave perdió el control y se estrelló contra el suelo debido a una "formación severa de hielo" en las alas. Un fenómeno conocido como "engelamiento".

      Embed




Comentarios Facebook