sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
18 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sir Paul McCartney fue puro fuego

0
Comentarios


En un show inolvidable en el Estadio Unico de La Plata, el legendario músico se mostró feliz por volver por tercera vez a nuestro país y sorprendió por su vitalidad y entrega. Durante dos horas y media recorrió su carrera como beatle y solista, homenajeó a los suyos y hasta tocó al ritmo del público. La baja temperatura de la noche platense fue una anécdota.

Sir Paul McCartney fue puro fuego
Foto: LAURA TENENBAUM DIARIO POPULAR

Con 50 mil asistentes -muchos cuarentones acompañados con sus hijos- que coparon el Unico de la Plata, el enorme Paul McCartney se dio el gusto de visitar por tercera vez nuestro país. Tal acontecimiento no sólo se dio por la importancia de la figura en cuestión -nada menos que un Beatle- sino por la entereza y su notable y vigente talento.

Así lo marcó un set list impecable, donde los clásicos estuvieron a la orden del día. Y lo hizo con todo: A las 21.15, con camisa celeste y elegante sacón largo azul, Sir McCartney anticipó una maravillosa jornada de arranque.

Fue el primer acorde de Hard Days Night -tema de Lennon con el que Paul de algún modo se "reconcilia" con su compañero y rival en la banda- con el que se metió al público en el bolsillo y dejó en estado de éxtasis a todo un estadio. Dos pantallas laterales en forma de lata de cerveza, lo exhibieron con todo su esplendor: "Buenas noches Buenos Aires... hola chicos", soltó entusiasta el hombre que en días cumplirá 74 años. "Estamos muy contentos de estar acá en Buenos Aires de nuevo", sumó luego de su segundo tema Save us y antes del himno "Can't Buy me love". El inglés nacido en Liverpool, llegó con la banda que lo acompaña desde hace una década: Paul "Wix" Wickens (teclados), Brian Ray (bajo y guitarra), Rusty Anderson (guitarra) y Abe Laboriel Junior (batería).

Con ellos repasó su carrera. Letting Go, Temporary Secretary, Let Me Roll it, I've got a Feeling, siguieron ante la emoción del público, a pesar del frío de la noche platense.


      Paul McCartney La Plata

My Valentine fue uno de los primeros momentos emotivos. Siguió con Here, There, Everywhere, Maybe I 'm Amazed, We can Work it out, In Spite of all The Danger, You Won't see me y las extraordinarias Love Me Do, casi todas coreadas de principio al fin y ya con el artista sin saco.

Con Blackbird, el músico zurdo se subió a una tarima alta como si estuviera en el cielo, acompañando las proyecciones de la luna y un pájaro volando debajo. "Escribí esta canción pensando en mi amigo John", explicó sobre Here Today, conmovido. Un rato más tarde, cedió a la tentación tribunera y jugó un rato con su guitarra al ritmo del Olé, Olé Olé y otros cantos.

El segundo tramo tuvo sorpresas: Fool on the Hill, Lady Madonna, Four Five Seconds (canción que grabó junto a Rihanna y Kanye West), Eleanor Rigby, Being for the benefit of Mr Kite, Something y la olvidable Obla di Obla Da enfervorizaron a una audiencia ya rendida a su ritmo inoxidable. Let it Be Live and Let Die y Hey Jude cerraron con aplausos y gritos su paso por el Unico. A los bises, sonaron Yesterday, Hi Hi Hi, Birthday y Golden Slumbers, tras dos horas y media memorables.


PRUEBA DE SONIDO, UN SHOW APARTE

Mucho antes de su primera presentación en tierra platense, el ex beatle deleitó a un público selecto mediante la prueba de sonido. A partir de las 16.54, cuando aún había rastros de sol en la tarde fría y nublada de La Plata, McCartney inició un breve repertorio con la denominada "Soundcheck" o "Hot Sound".

Para estar allí, una veintena de fanáticos pagaron entre 1.200 y 1.400 dólares. Durante 40 minutos disfrutaron de 12 canciones, desde la etapa con los Beatles hasta algunos de sus éxitos como solista, que dio inicio con una "jam" que sirvió para calentar motores.

Luego, McCartney, con una guitarra eléctrica Les Paul, arremetió con "Honey Don't". El orden continuó con "Coming Up", "Drive My Car"; "Celebration", "Let Em In" y "I'll Follow The Sun"'. Los últimos fueron el clásico "San Francisco Bay Blues"; el bailable "Mrs Vandebilt" de su aclamado álbum "Band On The Run" (1973); el breve "Ram On" en ukelele y el tradicional "Midnight Special". El final se dio con "Lady Madonna", el single que los Beatles editaron en 1968.

Paul se dio por satisfecho, saludó al puñado de fans que estuvieron a varios metros del escenario y de esa manera se preparó para su primer concierto en el Ciudad La Plata, el segundo desde su regreso a la Argentina, tras la conquista en Córdoba del domingo pasado.

      Embed

Comentarios Facebook