viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
19 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Prisión perpetua por matar a su novia con un destornillador

0
Comentarios


La condena recayó sobre Gabriel Iñíguez por el crimen de Johana Elizabeth Córdoba. El agresor le aplicó once puntazos con un destornillador a su novia, tras perseguirla durante varios kilómetros y hacerla caer de su moto.

Prisión perpetua por matar a su novia con un destornillador
Crédito: El Liberal
Foto:

Un joven de 30 años fue condenado a prisión perpetua por haber asesinado a puntazos con un destornillador a su novia, tras perseguirla durante varios kilómetros y hacerla caer de su moto, en un hecho ocurrido en enero de 2012 en un pueblo rural de Santiago del Estero.

La condena recayó sobre Gabriel Iñíguez por el femicidio de Johana Elizabeth Córdoba, cometido en el paraje 'La Florida' del departamento Robles, ubicado a 40 kilómetros al sur de la capital santiagueña.

La sentencia fue dictada por el Tribunal Oral de II Nominación, integrado por los camaristas Alfredo Pérez Gallardo, Osvaldo Pérez Robertti y Margarita Piazza de Montoto, que a través de varias audiencias recibieron el testimonio de 30 personas, entre ellos familiares del agresor y la víctima. Durante los alegatos, la fiscal Erika Leguizamón y el abogado querellante que representa a los familiares de la víctima, Ricardo Crespín, habían solicitado la pena máxima con la que finalmente coincidió el tribunal.

En la última audiencia, el abogado defensor del condenado, Diego Lindow, pidió una condena por el delito de 'homicidio en emoción violenta'; que establece ocho años de prisión. En un intento de desbaratar los testimonios ofrecidos por la querella para evitar la condena a prisión perpetua, sostuvo que al momento del episodio su 'cliente y la víctima viajaban cada uno en su motocicleta y chocaron, en circunstancias que no se pudieron establecer'. 'La chica cayó al piso y cuando intentó ayudarla, ella le dijo:¡que mierda te pasa che carnero, que te preocupas si no es tu hija!', en alusión a una pequeña que se sospecha surgió de la relación sentimental de ambas'.

Lindow calificó de 'extorsión' los presuntos dichos de la víctima y consideró 'una relación enfermiza entre ambos, porque no sólo Iñíguez estaba trastornado y enfermo, también ella lo sufría o padecía'.

'Mi cliente sufrió un trastorno mental transitorio incompleto y el disparador quizás fue la discusión con la joven, aquella mañana fatídica del 24 de enero, porque mató a su amor y su hija no era suya', concluyó. Al momento de dictar sentencia, el tribunal consideró de mayor importancia al testimonio ofrecido por Natalia Farías, amiga de la víctima,y la única que presenció el crimen de la joven, en un camino vecinal del lugar.

De acuerdo a la testigo, Iñíguez derribó a Córdoba de la moto en la que se conducía y, sin mediar palabras, la atacó a golpes de puño y con un destornillador, le provocó la muerte con 11 'puntazos' en distintas partes del cuerpo.

En una de las audiencias del juicio oral y publico, el médico forense David Jarma, planteó la duda acerca del elemento utilizado para cometer el crimen, al indicar que pudo ser 'un cuchillo de diez centímetros de hoja o bien un destornillador'. 'Sobre un total de once, la primera herida fue ocasionada en la frente y la mortal, la última, en el tórax, a la altura del corazón', precisó. Tras la lectura de la sentencia, se registraron forcejeos y agresiones verbales entre los familiares de la víctima, que festejaron el fallo y del condenado que consideraron 'excesiva e injusta', además de denunciar a los gritos que entre los allegados de Johana Córdoba, tres mujeres sufrieron 'violencia de genero'.
      Embed


Comentarios Facebook