jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
19 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Tres clubes chicos le dieron el giro a un problema gigante

Luciano Bottesi
0
Comentarios
Por Luciano Bottesi


Tinelli se quedaría con el control de la Superliga y Tapia con el de la AFA tras un acuerdo fomentado por Chicago, Banfield y Temperley. Mañana será un día clave para cerrar el acuerdo en el que Angelici perdió protagonismo.

Tres clubes chicos le dieron el giro a un problema gigante
Foto:

Un acuerdo alcanzado por los hombres de confianza de Marcelo Tinelli y Claudio Tapia que cuenta con el aval de los interesados, reorientó el viento para la creación de la liga profesional promovida por los grandes, sin disputa electoral para el reemplazo de Luis Segura. De esto modo, Boca perdió la pulseada tras los términos en que su titular, Daniel Angelici, extremó las negociaciones.

Si el Gobierno no se opone, el martes en Comité Ejecutivo se aprueba el llamado a la reunión extraordinaria antes de las elecciones para realizar las reformas al estatuto correspondientes y el 30 elegir presidentes de la AFA y de la Liga Profesional, con autonomía económica, pero bajo la jurisprudencia de la asociación. La idea inicial del CEO propuesta por Daniel Angelici se cae por el acuerdo, pero se mantienen las gerencias rentadas.

Mientras el vocero de la Asociación del Fútbol Argentino, Ernesto Cherquis Bialo, ofrecía el cuadro de situación de una reunión que todavía ardía y los dirigentes dejaban el predio de Ezeiza sin hablar o destilando indignación por la postura que Angelici, tres directivos iniciaron un contacto que al día siguiente -tras conseguir el visto bueno de sus referentes políticos- se cristalizó como solución y que ahora aguarda el visto bueno del Gobierno para seguir adelante.

El vicepresidente de Nueva Chicago y hombre cercano al círculo de Claudio Tapia, Daniel Ferreiro, insistió con un acercamiento que poco tiempo atrás quedó trunco y acaso por eso cambió de interlocutor. Ya no sondeó al titular de San Lorenzo Matías Lammens sino que eligió a dos de los directivos que hoy tienen más contacto con Marcelo Tinelli: los presidente de Banfield y Temperley, Eduardo Spinosa y Hernán Lewin, respectivamente. A ellos les propuso que solicitaran carta blanca a su referente para iniciar un diálogo e intentar una salida a la ruptura de AFA.


LEA MÁS:

      Embed

Los hombres del Sur recibieron el visto bueno de Tinelli y Ferreiro el de Tapia y por eso el miércoles volvieron a verse en el predio de AFA en Ezeiza y charlaron largo y sostenido. Y aunque restan pulir detalles, en principio lograron correr del plano a un "enemigo" en común: Daniel Angelici. El titular de Boca y principal operador del Gobierno en el fútbol –que además se mostró como el principal promotor de la Superliga-, quedó afuera de la negociación y, en este esquema, como un espectador de la renovación de la estructura de la asociación.  

Angelici fustigó a Tinelli durante 2015 y este año lo había dado por caído en las aspiraciones electorales, al tiempo que había trabado un antagonismo explícito con Hugo Moyano a propósito de la Superliga y un desprecio supremo por el conjunto del Ascenso y su principal ícono, Chiqui Tapia. El acuerdo además de confirmar los intereses de cada sector aleja el fantasma de la intervención, la carta que se reservaban los grandes y el Gobierno en caso de que el bloque Hugo Moyano – Tapia resistieran en su posición.

Mañana, Chiqui Tapia y Tinelli se sacarán una foto con la que sellarán el acuerdo y llamarán al consenso en las elecciones ya que según sus cálculos aglutinan no menos de 50 votos. La grieta colosal parece haberse cerrado a partir de tres clubes chicos, que no se llevarán la porción más grande de la mentada Superliga.

      Embed


Comentarios Facebook