viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
19 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Boca se abrazó a la hazaña con las manos de San Agustín

Ricardo González
0
Comentarios
Por Ricardo González


Tras el 1-1 en 90 minutos que se le presentaron desfavorables, Orion se vistió de héroe en la definición: atajó tres penales para un 4-3 dramático que metió al Xeneize en las semifinales de la Copa Libertadores. Espera por el ganador de la serie entre Pumas (México) e Independiente del Valle (Ecuador).

Boca se abrazó a la hazaña con las manos de San Agustín
Boca vs. Nacional - Foto: José Brusco / Diario Popular
Foto:

Como en las viejas épocas, Boca redondeó una noche mágica, bien de Copa, para meterse casi de manera milagrosa en las semifinales de la Libertadores. Sin jugar bien, perdiendo de movida, llegando a un empate sufrido, aguantando con uno menos y pasando en una serie interminable de penales que siempre lo tuvo a contramano, sólo existe una explicación para entender lo sucedido en La Bombonera, y la misma tiene nombre y apellido: Agustín Orion. El arquero xeneize tuvo una actuación descomunal, atajando tres remates consecutivos en la definición y fue el responsable directo para lograr una hazaña que ni el más fanático de los hinchas esperaba. En definitiva fue 4 a 3 en la decisión desde los doce pasos, tras un 1 a 1 emotivo en los noventa minutos, para que los de La Ribera vuelvan a posicionarse entre los mejores.

El empate de Pavón y su posterior expulsión

      Embed

El partido fue raro por donde se lo mire, porque en un arranque explosivo de Boca, perdiéndose dos goles cantados, fue Nacional el que encontró la ventaja en una jugada desafortunada del Cata Díaz, quien quiso cortar un centro y terminó clavándola en su propio arco.

El gol en contra, los nervios, la falta de juego, conspiraron para las aspiraciones del equipo del Mellizo, que aunque tuvo una situación clara en la cabeza de Chávez, fue cayendo en la telaraña inteligente que le tejió el conjunto charrúa.

LEA MÁS:
      Embed

Sereno, ordenado, inteligente, Nacional manejó la mayor parte del partido, aprovechándose de la intranquilidad de un Boca que jamás encontró el partido. Es más, tenía todo servido para liquidar la serie, pero en una distracción, Jara metió un pase magnífico para Pavón y el delantero definió de manera espectacular estampando el 1 a 1.

El desborde en el festejo dejó a Boca con uno menos (doble amarilla para Pavón y roja) y allí otra vez Nacional volvió a adueñarse de todo, codeándose con la victoria. Sin embargo el local, ya sin piernas ni ideas, sostenido por la gente, aguantó de manera heroica hasta forzar la definición por penales.

Los penales que le dieron la clasificación a Boca
      Embed

Ahí estaba reservado otro capítulo, el más emotivo, con una puja que también arrancó dominando Nacional por las virtudes de Conde y la mala puntería de los xeneizes. Pero en ese preciso momento se agigantó la figura de Orion hasta alcanzar dimensiones de hazaña. Atajó los dos últimos de la serie de cinco y terminó de redondear su momento de gloria deteniéndole otro más, a Carballo. De ahí al éxtasis hubo un sólo paso, porque tras el tanto de Carrizo se desató la locura. De la mano del Uno, Boca se metió entre los cuatro, para seguir alimentando su sueño de Copa.

El relato y las estadísticas del partido

      Embed

      Embed

      Embed

      Embed



      Embed


Comentarios Facebook