miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
General
20 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

No permiten que los cinco hermanitos vuelvan a casa

0
Comentarios


Las autoridades priorizan “garantizar sus derechos” y sostienen que todos ellos “están en situación de adoptabilidad, y tienen una medida de abrigo por la extrema vulnerabilidad que implicó el abandono”

No permiten que los cinco hermanitos vuelvan a casa
Foto:

Los cinco hermanos de entre 7 meses y 10 años que fueron abandonados por sus padres y familiares en la localidad de Villa Bosch, partido de Tres de Febrero, "no volverán con su familia hasta que no esté garantizado que puedan ser cuidados", afirmó ayer la directora de Niñez y Adolescencia bonaerense, Pilar Molina, y sostuvo que "el foco está en garantizar los derechos" de los chicos.

"Nosotros garantizaremos el derecho de los niños a ser oídos, que ellos digan qué sienten, qué opinan", indicó.

Los cinco hermanitos están en un "Hogar Convivencial", con niños de su misma edad y, según detalló Molina "están bien, contentos y han participado en las actividades del hogar".

"Los dos más pequeños, de 7 meses y de dos años, tenían un cuadro de broncoespasmo y están con seguimiento pero están bien", aseguró.

Explicó que "algunos de los niños han preguntado por su mamá pero no con preocupación; y todos han manifestado que quieren seguir yendo a la escuela".

"Se abre ahora un período de 90 días, prorrogable a 180, donde se realizarán entrevistas a los adultos que se acerquen, y también cruzaremos información con la Ciudad de Buenos Aires", precisó y apuntó que "hay hermanos mayores pero de otros papás, y una abuela de estos hermanos".

LEA MÁS:

      Embed

Molina contó que la madre de los cinco niños "apareció en un primer momento cuando intervino la comisaría local, pero no tuvo contacto con los chicos".

El miércoles por la tarde, una humilde mujer de entre 30 y 40 años se hizo presente en el Hospital Carlos Bocalandro del partido bonaerense de Tres de Febrero y dijo ser la madre de los cinco niños que ya habían sido trasladados desde allí a una casa de convivencia de Quilmes, según dijeron fuentes de ese centro de salud del Oeste de Conurbano.

Cuando los dos guardias de la recepción le informaron que los chicos ya no estaban allí y que debía ir hasta la comisaría de la zona, la mujer se retiró del lugar en un carro tirado por dos caballos en el que también se trasladaban un hombre y un niño.

El traslado de los cinco pequeños a la "Casa de Abrigo" fue dispuesta por la Justicia de San Martín y por la Dirección de Niñez y Adolescencia bonaerense.

      Embed

Comentarios Facebook