martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Participación

La modernidad y los cambios de costumbres

Señor director:


¡Cómo nos cambió la vida la modernidad! Hace muchos años atrás, el comerciante nos daba servicio, además de vendernos los productos. Venían a nuestra casa y nos ofrecían su mercadería. Había de todo. Una profesión que era, hasta querida, fue la de cartero. Hasta lo perseguíamos por la calle para saber si tenía cartas para nosotros. Nos conocía y se tomaba su tiempo para charlar un ratito con cada vecino. Nuestras ansias de recibir una respuesta o simplemente un paquete que nos remitían, nos hacían esperar o el timbre o el canto de ¡Carteroooo! Era quien llegaba primero y revisábamos quién era el remitente. Ya es algo que ha pasado a la historia. Hoy, quien nos daba enormes alegrías, en algunos casos, solamente nos trae desesperación y angustias. Se ha transformado en un repartidor de facturas de servicios con vencimiento. Nos han cambiado la vida y ¿es para mejor?

Sabrina E Campbell

DNI 13.298.343
      Embed


Comentarios Facebook