lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
22 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Barsa campeón de la Copa del Rey: venció a Sevilla en el alargue

0
Comentarios


Con dos asistencias sensacionales de Lionel Messi, los culés superaron por 2-0 a los andaluces y se quedaron conel título. Jordi Alba y Neymar gritaron para los catalanes.

Barsa campeón de la Copa del Rey: venció a Sevilla en el alargue
Crédito: AP.
Foto:

Barcelona tiene dos formas de ganar: con goles de Lionel Messi, o con pases de Lionel Messi. Para festejar la Copa del Rey, en la final ante Sevilla, recurrió a la segunda opción: las genialidades de la Pulga que abre el camino para que sus compañeros conviertan los tantos. Barcelona ganó 2-0. Necesitó el suplementario. Y necesitó al rosarino: una asistencia increíble para Jordi Alba y una sutileza para dejar a Neymar cara a cara con el arquero alcanzaron para salir campeones.

No es que un clavo saque al otro. El plantel no se olvida de la eliminación de la Champions League. Pero, al menos, festeja el doblete en España. Barcelona dominó España: consiguió la Copa del Rey y la Liga. Cerró la temporada 2015/2016 ante el mismo rival con que la empezó, también en una final: Sevilla había sido el rival de la Supercopa de Europa, y será, también, el rival de la Supercopa de España el próximo año.

El partido se complicó cuando Javier Mascherano, a los 36 minutos del primer tiempo, se fue expulsado por cortar una jugada como último recurso. Sin embargo, los dirigidos por Luis Enrique hicieron lo que debían: se apoyaron en Lionel Messi quien junto a Andrés Iniesta construyó una actuación fenomenal. Mascherano no fue el único argentino que vio la roja: Éver Banega, en su último partido en Sevilla, también vio la roja en el final del tiempo reglamentario.

Para los de Andalucía, el jugador de más no tuvo peso. Ni siquiera como desgaste físico para el suplementario. Es que en el suplementario apareció Messi y todo se acabó. En el suplementario, Messi tiró un pase largo para Jordi Alba y, de la nada, 1-0. Y sobre el final, entró al área, pisó la pelota, engañó a su marcador, soltó con sutileza una asistencia que obligó a Neymar a convertir el segundo gol.

Y no hubo tiempo para más. Barcelona está vivo. Muy vivo.


      Embed


Comentarios Facebook