jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
24 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una joven denunció que sus suegros la secuestraron por casi un año

0
Comentarios


La mujer denunció que vivía en una construcción precaria, en medio de un chiquero, en San Pedro. Dijo que le pasaban alimentos por debajo de la puerta y que sólo la sacaban para que visitase a su pareja y tuviera sexo con él en la prisión.

Una joven denunció que sus suegros la secuestraron por casi un año
Foto:

Una joven de 21 años embarazada denunció que fue mantenida cautiva y en condiciones precarias, junto a su pequeño hijo durante cerca de un año por sus suegros, en la localidad bonaerense de San Pedro. La joven denunció que desde que su pareja e hijo de los detenidos quedó en prisión por un caso de abuso sexual fue confinada junto a su pequeño hijo a una construcción precaria, en medio de un chiquero, adonde le pasaban alimento por debajo de la puerta.

El escalofriante caso se conoció este fin de semana cuando Yanina Soledad Benítez, de 21 años y con un embarazo de tres meses de gestación, se presentó en la comisaría de la Mujer de San Pedro y denunció que era mantenida cautiva, además de ser sometida a constantes malos tratos.

La joven dijo ser pareja de Carlos Alberto Biancho, de 31 años, quien se encuentra detenido en la Unidad Penal 3 de San Nicolás desde hace un año, fecha en la que quedó cautiva junto a su hijo de dos años. La joven dijo que sólo le habían permitido salir de la precaria habitación, ubicada a un costado de la casa de sus suegros, para acudir a visitas higiénicas a su pareja, fruto de las cuales en el momento de escapar cursaba un embarazo de tres meses. La policía realizó un allanamiento en la propiedad situada en Indio Argentino al 1000, donde se comprobó la existencia de la vivienda precaria situada en medio del chiquero, además de secuestrarse dos fustas de cueros y un cinturón, que se sospecha habrían sido utilizados en las agresiones.

Además de notificarse a la pareja por un caso de "privación ilegítima de la libertad" y "lesiones", cinco hijos de la misma, de entre seis y diecisiete años fueron derivados al Instituto Sarmiento para que se les realicen exámenes psicológicos.

En torno al caso, el fiscal Marcelo Manso, quien subroga la investigación por la denuncia de la presunta privación ilegal de la libertad, reiteró que en las primeras declaraciones la denunciante evidencia "inconsistencias". Además, confirmó que los exámenes médicos permitieron probar que ninguno de los menores fue sometido a abusos.

"Hasta ahora descartamos cualquier tipo de abuso sobre los menores. Hicimos un trabajo en el lugar el sábado a la mañana. Detectamos algunas inconsistencias de la denunciante y es lo que estamos profundizando ahora para determinar si existió o no la privación ilegal de la libertad y la extensión", explicó el titular de la UFI 5.

Ese es el motivo fundamental por el que hasta ahora no fueron detenidos los suegros de la mujer, acusados de retenerla contra su voluntad. "No hay personas detenidas precisamente por algunas inconsistencias que encontramos en la denunciante. Ella manifestó que estuvo privada de la libertad durante ocho meses pero sabemos que radicó una denuncia penal en la comisaría del pueblo en donde vive, y que hacía las compras sola o acompañada por los niños menores de edad", precisó el Fiscal. La principal duda surgió luego de que se corroborara que la mujer formuló una denuncia por otro delito en sede policial: "Una de las inconsistencias fue que llegó hasta la comisaría. Y no hay un lugar mejor en donde uno puede expresar los temores que pueda tener con respecto a su integridad física. En esa oportunidad no denunció nada más que lesiones leves. No es que descartemos de plano una privación ilegal de la libertad. El tema es la extensión, qué tipo de privación de la libertad existía".

      Embed

Comentarios Facebook