sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
24 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La maquinita de Almirón quiere coronar con el título

Carlos Siffredi
0
Comentarios
Por Carlos Siffredi


Lanús tiene claro a lo que juega y llega descansado a la final en el Monumental ante San Lorenzo. Pero ojo, pues el reposo puede ser un arma de doble filo. La disciplina táctica, una clave del sacrificado equipo.

La maquinita de Almirón quiere coronar con el título
Foto:

Desde el 8 de mayo que Lanús tiene su cabeza puesta en la gran final de la liga argentina. Tras derrotar 2 a 0 en el sur a Aldosivi, el Granate sacó boleto para ser finalista pero se aflojó un poco el cinturón. Porque en el frente local el DT Jorge Almirón, quien a lo largo del certamen desarrolló una clara idea de juego, optó por alineaciones alternativas. La clave estará en levantarse de ese letargo frente a San Lorenzo.

El número telefónico empleado desde el vamos por Almirón es el 4-3-3 que, al momento de atacar, muta en un 3-4-3 y para escudarse lo hace con un 4-5-1.

Delante del arco custodiado por Fernando Monetti, de buen juego con los pies, está el fondo, conformado por José Luis Gómez, Gustavo Gómez, Diego Braghieri y Maximiliano Velázquez, que sabe turnarse.

Decimos turnarse pues el lateral por derecha José Luis Gómez es una importante rueda de auxilio para atacar y, además, defiende con criterio. Incluso en la zaga el primer marcador Gustavo Gómez, también voz de mando en la Selección de Paraguay, acomoda todo desde abajo.

Pero la piedra angular está en el medio, y esa responsabilidad recae en los botines de Iván Marcone. El volante central es la aspiradora que barre todo, hace relevos y está siempre alerta para emparchar lo que sea. Y junto a él están los laderos Román Martínez y Miguel Almirón. Con Martínez se respeta el dicho "la pelota siempre al diez", pues es quien maneja la batuta. Mientras que el eléctrico Almirón con su tocayo entrenador encontró su lugar en el campo. Dado que Guillermo Barros Schelotto, ex DT de Lanús, lo ponía como delantero pero con el ex técnico de Independiente se ubica en el medio.

Y arriba el faro está en José Sand. El delantero de 35 años tiene a todos para que jueguen a su favor y de esta manera no se le complique trabajar de goleador.

Junto él están el alma del equipo, Lautaro Acosta, y el trabajador Pablo Mouche. Ambos juegan para Sand, ayudando incluso en el medio.

El disciplinado Lanús sabe jugar en las nubes con su buen fútbol, y en el barro, metiendo si se necesita. Así, en inferioridad numérica, dan pelea con un 4-4-1. Y de cara a la final el Granate llega descansado, con muchas ganas de gritar campeón en Núñez.

      Embed


Comentarios Facebook