sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Política
25 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Tedéum, austero festejo y con chocolate en Olivos

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


El Presidente, junto a su esposa y funcionarios de gobierno, asistirán a la homilía de monseñor Poli en la Catedral metropolitana. Se cambió el lugar de los festejos, que iban a tener lugar en la plaza Colón.

Tedéum, austero festejo y con chocolate en Olivos
Foto:

El festejo patrio por el 206º aniversario de la Revolución de Mayo tendrá dos novedades respecto a las celebraciones anteriores: el presidente de la Nación volverá a participar del tradicional tedéum en la Catedral Metropolitana -tanto Néstor como Cristina Kirchner evitaron participar del evento durante sus respectivos mandatos- y luego se trasladará hasta la Quinta de Olivos para compartir un locro -el escenario original era la plaza Colón, detrás de la Casa Rosada, pero que fue modificado por cuestiones de estricta seguridad- con funcionarios y referentes sociales.

Mauricio Macri asistirá, a las 11, al oficio religioso en compañía de su esposa, Juliana Awada. La pareja presidencial será trasladada en la camioneta oficial desde el helipuerto de Casa de Gobierno hasta la escalinata principal de la Catedral Metropolitana donde escucharán la homilía que expondrá el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, reemplazante de Jorge Bergoglio.

En un principio se había especulado con que el jefe de Estado caminara, a través de un corredor, los 200 metros que separan el palacio de gobierno del tradicional templo porteño. 'No va a haber desfile ni parada militar. Será uno de los festejos patrios más austeros desde el advenimiento de la Democracia', contó un viejo conocedor de los ahora transitados pasillos de Casa Rosada.

      Embed

Está previsto que también asistan al oficio religioso funcionarios y representante de los otros dos poderes del Estado: el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo. Aún resultaba una incógnita la presencia de los jueces federales de Capital Federal en el tradicional encuentro religioso en el principal templo católico.

Luego la pareja presidencial abordará nuevamente el helicóptero y se trasladará a Olivos donde recibirá a organizaciones sociales, lideradas por Margarita Barrientos del comedor Los Piletones, para compartir el locro patrio. Se espera que el primer mandatario haga uso de la palabra y posteriormente se servirá 'el chocolate caliente' a los presentes.

Hasta el lunes a última hora el tradicional almuerzo se iba a realizar en la Plaza Colón, donde se alza la estatua de Juana Azurduy, pero ayer se decidió cambiar la sede por el acampe que grupos piqueteros, como el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), llevarán a cabo en Plaza de Mayo en reclamo de trabajo para los desocupados y aumento para los cooperativistas.

Un vocero gubernamental consultado admitió que la mudanza del locro patrio a la Quinta Presidencial de Olivos fue 'por una cuestión de seguridad. Si se hacía en la Plaza Colón era un lugar muy abierto' más difícil de controlar atento a las manifestaciones que podrían realizarse. 'Como se hizo público el lugar podían llegar a concentrarse protestas', añadió la fuente consultada.

Ayer, a través de su cuenta de Twitter, el FPDS posteó 'Macri y Larreta en vez de esconderse respondan a los reclamos de Pan y Trabajo'.

En el gobierno minimizaron el tema. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que el cambio de escenario se debió a 'un tema organizativo, que decidió la familia presidencial para abrir las puertas de la Quinta de Olivos a los invitados, como las organizaciones sociales que participarán del encuentro'.


LEA MÁS:

      Embed

Lo cierto es que desde hace semanas se ha reforzado la seguridad presidencial. Ayer al mediodía, mientras Mirtha Legrand almorzaba con Macri, se cercaron los accesos a la Casa de Gobierno por una movilización de ATE. Muchos empleados del palacio gubernamental tuvieron que presentar su credencial para atravesar las vallas -algo que no sucedía desde hacía mucho tiempo- incluso un agente de Casa Militar - la seguridad del Presidente- tuvo que reportarse ante un efectivo de la Policía Federal que no atinaba a darle paso.

Durante la mañana el jefe de Estado tuvo que terminar de improviso un acto en el distrito de Morón -donde observó el avance de las distintas obras hidráulicas- por una protesta de los judiciales de la provincia de Buenos Aires que, el viernes pasado, también lo sorprendieron durante un evento que tuvo lugar en la planta avícola de Cresta Roja.

Desde febrero pasado en el gobierno nacional analizaban quitar las vallas que rodean a la Casa Rosada y circundan la Plaza Colón. Desde la Secretaría General de la Presidencia, de hecho, comenzaron las obras para reabrir el espacio verde al público y a los empleados estatales que incluso podrían 'almorzar' al aire libre. Pero el proyecto está demorado, quizás, por las crecientes protestas de sindicatos y organizaciones sociales.


      Embed

Comentarios Facebook