domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
¿TE ACORDÁS DE...?
25 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Archivo | A 13 años de la asunción de Kirchner y de su golpe con una cámara

Marcelo Pensa
0
Comentarios
Por Marcelo Pensa


El día de la asunción, el exPresidente fue a buscar a la gente que se había reunido para saludarlo y tuvo un golpe con su cámara.

Archivo | A 13 años de la asunción de Kirchner y de su golpe con una cámara
Crédito: NA
Foto:
Archivo | A 13 años de la asunción de Kirchner y de su golpe con una cámara
Crédito: NA
Foto:

Néstor Kirchner, bastón y banda presidencial a cuestas, caminaba entre la multitud para llegar a la Casa Rosada. Una multitud estaba congregada en la Plaza de Mayo para recibir al presidente, que asumía tras la negativa de Carlos Menem a presentarse a una segunda vuelta. 

Era el 25 de mayo de 2003 y el pingüino ya había dado su discurso ante la Asamblea Legislativa, había montado al vehículo descapotable junto a su esposa Cristina Fernández e hijos y se disponía a prestar el juramento de rigor ante quien, por ese entonces, lo había catapultado al principal sillón de la Casa Rosada: Eduardo Duhalde. 

Esquivando manos y apretones, Néstor seguía su trayecto haciendo caso omiso al protocolo y las sugerencias del personal de seguridad presidencial. Nunca afecto a estas cuestiones, Kirchner quería saludar uno a uno a quienes le rendían su tributo.

      Nestor_K3.jpg

Por un instante se alejó de la comitiva y de la seguridad. Se acercó hasta una valla para estrechar la mano a los simpatizantes. De pronto un hilo de sangre surcó su frente. ¿Qué había pasado? Había chocado su frente contra la lente de una cámara fotográfica, lo que le produjo un profundo corte que debió ser atendido antes de la ceremonia oficial.

A la misma asistió portando un adhesivo, luego de ser atendido con un cicatrizante y un poco de maquillaje para la ocasión.

LEA MAS

      Embed

Pero la historia del golpe presidencial guarda un secreto. Más que un secreto, representa una curiosidad que luego se irá desentrañando a lo largo de la gestión presidencial tanto de Néstor como de Cristina Kirchner. El dueño de la cámara en cuestión no era otro que un fotógrafo del matutino Clarín, empresa periodística que luego de un largo "romance" se ubicó en la vereda opuesta al matrimonio presidencial.

Curiosidades o casualidades que quedaron relacionadas a una acción más cercana a la torpeza que a cavilaciones de una estrategia de neto corte político.


      Embed

Comentarios Facebook