jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
26 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Trabajar menos horas, sinónimo de empleados eficientes y felices

0
Comentarios


El gobierno de Suecia implementó un programa de prueba por el cual un grupo de empleados vio reducida su semana laboral de 40 a 30 horas y que tiene como objetivo lograr un equilibrio entre la vida personal y el teatro. Los resultados en esta nota

Trabajar menos horas,  sinónimo de empleados eficientes y felices
Foto:

Suecia ha sido a lo largo de la historia un país abierto a la búsqueda de nuevas iniciativas para lograr un balance entre trabajo y vida privada a lo largo de los años y atendiendo a las demandas del cambiante mercado.

Así, muchas instituciones del país escandinavo utilizan un sistema de horas de trabajo flexible, con bajas de maternidad y paternidad y políticas para el cuidado de los niños que se encuentran entre las más avanzadas del mundo.

La semana laboral allí es de 40 horas, pero desde el gobierno se seleccionó a un grupo de empresas para realizar una prueba para encontrar un nuevo equilibro: la redujo a 30 y los resultados que obtuvo podrían ser tomados para modificar la legislación actual.

Una auditoría publicada a mediados de abril concluyó que el programa había reducido el absentismo de manera importante durante su primer año en vigor. También que mejoró la productividad y la salud de los trabajadores.

LEA MÁS

      Embed

"Hemos vivido durante 40 años con una jornada de 40 horas semanales y ahora buscamos una sociedad que tenga bajas de enfermedad más altas y jubilación anticipada", dijo Daniel Bernmar, líder del partido de la izquierda en el ayuntamiento de Gotemburgo, responsable del experimento y que espera convertirlo en pauta política.

"Queremos abrir el debate en Suecia sobre cómo la vida laboral debería basarse en mantener el Estado de bienestar durante los próximos 40 años", agregó.

Pero no todas las voces son a favor de la iniciativa. "Es el tipo de pensamiento económico que ha metido en problemas a otros países de la Unión Europea", dijo Maria Rydén, funcionaria que está en la oposición y lidera la campaña contra el experimento. Sus argumentos: más costes para el contribuyente y que el gobierno no debe inmiscuirse en los lugares de trabajo.

"No podemos pagarle a la gente para que no trabaje", añadió.

Cabe destacar que aunque una jornada de seis horas puede adaptarse bien para organizaciones pequeñas, las empresas más grandes no muestran prisa por aplicarla. Otras ciudades de Suecia que habían probado antes una jornada laboral más corta decidieron abandonarla. En la ciudad de Kiruna, al norte del país, las autoridades municipales dieron marcha atrás con las seis horas para sus 250 empleados después de 16 años de aplicación. La razón: costes altos y resentimiento entre quienes no eran parte del programa.

      Embed

Comentarios Facebook