viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Suerte
31 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sumar poco o decir ¡Chinchón!

0
Comentarios


Cual competencia de supervivencia, el clásico de cartas españolas, pero con mucho de picardía criolla conserva su atractivo, a prueba de jueguitos tecnológicos. La habilidad estratégica y una intensa rivalidad que crece con el correr de las rondas justifica practicarlo con amigos o en familia.

Sumar poco o decir ¡Chinchón!
Foto:

El Chinchón es muy popular en nuestro país. Se juega con 50 naipes españoles y dos o más participantes. El objetivo del juego es llegar a determinado puntaje. Al iniciar la partida se establece un número de puntos al que se jugará la misma. Quienes sobrepasen estos puntos van siendo eliminados. Se juega a tantas manos o juegos parciales como sea necesario hasta que sólo quede un jugador tras eliminar a todos sus rivales. El objetivo en cada una de las manos es sumar el menor puntaje posible. Para ello deberá ligar sus cartas antes que sus rivales.

¡Arranca el partido!

Por sorteo se decide quién es el primero que reparte. Éste distribuirá siete cartas a cada jugador de una en una comenzando por el que está situado a su derecha y siguiendo en este mismo sentido. Repartidas siete cartas a cada jugador, deberá descubrir la siguiente del mazo y dejarla visible en el centro de la mesa, al lado del resto del mazo, que dejará boca abajo.

Empezará el mano (a la derecha del que reparte), que lo hará decidiendo si para su objetivo de formar juegos con las cartas que tenga en la mano le interesa más tomar la carta descubierta del centro o tomar la carta cubierta de la parte superior del mazo. Una vez tomada una de estas cartas (tras lo cual tendrá 8 en la mano) deberá deshacerse una, descubierta, al centro de la mesa. En los turnos sucesivos todos los jugadores deberán repetir este movimiento de tomar una de las cartas superiores, bien del mazo, cubiertas, o bien la carta superior del montón que se vaya formando, descubiertas, lanzando posteriormente una descubierta. Si las cartas del mazo se agotan antes de finalizar la mano, se toman las cartas lanzadas y, una vez barajadas, se forma el mazo con ellas.

Las combinaciones de cartas o 'ligues' que pueden formarse son: Escalera: tres o más cartas da igual el palo consecutivas; Pie: tres o cuatro cartas del mismo número; Chinchón: siete cartas consecutivas, del mismo palo. El jugador gana directamente la partida, no pudiéndose utilizar más de un comodín para realizarlo.

¿Cómo se cierra la mano?

Un jugador, en cualquiera de sus turnos, en el momento de deshacerse de una carta, puede cerrar la mano si tuviera todas las cartas ligadas (sea en dos grupos de tres y cuatro cartas o en un único grupo de 7 cartas) o si solo le quedara una carta sin ligar y ésta tuviera un valor igual o inferior a 4. En este caso, las reglas a veces varían de casa en casa, según las tradiciones.

Para cerrar la mano echará la carta de la que se va a deshacer, sobre el resto de cartas desechadas, pero vuelta hacia abajo, y seguidamente mostrará su jugada. ¿Un dato? En la primera vuelta de cada mano no se puede cerrar.

El vencedor, y quien se quedará con las apuestas, será aquel jugador que hubiera conseguido eliminar a todos los rivales.

      Embed




Comentarios Facebook