sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
General
06 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La liga de superhéroes y villanos que ayuda a los más chicos

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


Con sus coloridos atuendos, hombres y mujeres recorren los centros asistenciales para brindar alegría y contención a los chicos que requieren asistencia médica. También participan en campañas de donación de sangre o la colaboración con hogares de niños.

La liga de superhéroes y villanos que ayuda a los más chicos
Foto:

Generar conciencia, es el objetivo que los moviliza. Lejos de una postura declamativa y sin intermediarios, la ayuda de manera concreta, con hechos llenos de palabras y expresiones de alegría, sin más intermediarios que aquellos que los convocan a la acción. La Liga de Superhéroes y Villanos Solidarios está entre nosotros y desde hace un tiempo a esta parte, llegó para quedarse, por aquello de donde exista alguien que los necesite, allí estarán.

Así como surgieron, en la sala de hemoterapia del Hospital de Niños "Juan Garrahan" del barrio porteño de Parque Patricios, mirando esas caritas de pibes que requieren asistencia médica y más amor del que le brindan sus familiares, hoy recorren con sus coloridos atuendos cada lugar donde la solidaridad los convoque.

Son Superman, son Batman y Robin, son la Mujer Maravilla, son Gatúbela, son Linterna Verde, son Capitán América, son Aironman, son Flash, son el Increíble Hulk, son los superhéroes de ayer, de hoy y de siempre, son nuestros.

Con el paso de los días a ese espíritu de colaboración que los anima de manera permanente le fueron agregando nuevas etapas y sin exigencias administrativas, decidieron crear esta Liga de Superhéroes y Villanos Solidarios que mucha gente ya conoce, pues se presentan en distintos festivales solidarios, encuentros de cómics y shows retro.

Si bien pueden perderse alguna cita, las impostergables son aquellas en las que un nene precisa de la mano extendida para acceder a una intervención quirúrgica, de aportes para afrontar un tratamiento, de una colecta para sus padres puedan seguir adelante en la pelea contra alguna enfermedad que su hijo padece.

Entonces, los villanos se vuelven buenos y los queridos personajes de tantas historietas, series y películas sacan a relucir los superpoderes.

Son cosplayers, como se conoce a las mujeres y hombres que personifican un personaje de cómics, pero, fundamentalmente, son gente que tuvo la iniciativa de ponerse un traje colorido y salir a la calle, con la indeclinable misión de darle alegría a los niños, sin que nada, ni nadie pueda oponerse.

Por lo tanto, se los puede ver en los pasillos de los hospitales armando la "previa" para llevar esa magia de la ficción a un chico internado, sin olvidarse de los regalitos. Todo por esa sonrisa, "que nunca debe faltar", repiten.

En la actualidad, son cuarenta los que conforman la Liga y sin diferencias de género, ni edades, unidos por un concepto: "los verdaderos superhéroes son los chicos y sus familias que, a diario, lucha contra alguna enfermedad y las dificultades que esto trae aparejado. Visitarlos haciendo de un personaje y que ellos pasen un momento de felicidad representa el combustible espiritual para este grupo. Y van por más, pensando en sumar gente, en multiplicar en la tarea, sin mayores pretensiones que ayudar, ser solidarios y visibilizar para romper con la indiferencia social.

El apoyo a cada cruzada en la que se necesiten juguetes, útiles escolares, libros o alguna medicación específica para un chico, el respaldo a campañas de donación de sangre o la colaboración con hogares de niños es el simple mensaje que precisan para entrar en acción. Por si hiciera falta aclararlo, todo absolutamente ad honorem, solo piden a cambio, la alegría del momento compartido, como las decenas que han protagonizado en el Garrahan, la Casa Cuna, el Gutiérrez o los hospitales materno-infantil de la geografía del Conurbano bonaerense. O bien aparecer sorpresivamente en el cumpleaños de una humilde familia, en esas en que siempre falta el mango, preparados para la ocasión.

Desde la retroalimentación de la felicidad de los chicos, se hacen tiempo para presentarse en los eventos temáticos, para ampliar esta idea de las obras benéficas. De esa manera, en algún show de cómics o en las fiestas retro de los '60, '70, '80 o '90, han sabido sumar voluntades, para que cada vez sean más los superhéroes y villanos solidarios.

Tampoco dejan pasar la oportunidad para juntar donaciones, allí donde van el mangazo para los niños, los acompaña como un sello distintivo.

      Embed

Comentarios Facebook