domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Salud
05 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cálculos renales: un mal más común de lo que se supone

0
Comentarios


En la Argentina casi 2 millones de personas padecen cálculos renales, mientras que entre un 8 y un 10% de la población tiene riesgos de padecerlos a lo largo de su vida. Se trata de una enfermedad mucho más común de lo que mucha gente puede suponer.

Cálculos renales: un mal más común de lo que se supone
Foto:

Una vez que se forma un cálculo renal, la probabilidad de que se forme otro en el transcurso de los 5 a 7 años siguientes es aproximadamente del 50%. Muchos pacientes viven con miedo al dolor que pueden provocar los cálculos renales como así también a que los tratamientos sean cruentos y dolorosos. En la actualidad, a diferencia de lo que ocurría hace unos años, es mucho más simple eliminarlos con métodos mínimamente invasivos y el paciente no sufre.

"Existen diversos métodos, que hoy, ayudados por el avance tecnológico se han vuelto mínimamente invasivos, muy efectivos y en muchos casos ambulatorios. Los mismos van desde los más sencillos que utilizan ondas de choque desde el exterior pulverizando la 'piedra', hasta los que utilizan láser", explica el doctor Fernando Monti (MN 72.503).

La litiasis renal o cálculos renales, también conocida popularmente como "piedras" se trata de una enfermedad en la que se conforman cálculos (litos) en el riñón a partir de componentes que están presentes en la orina (calcio, acido úrico, magnesio, entre otras) en combinación con otras sustancias.

"Se trata de una enfermedad tratable pero no prevenible, aunque existen ciertos factores que pueden mitigar su gravedad tales como los asociados al tipo de dieta (seguir una dieta alta en proteínas y sodio, pero baja en fibras) y el no beber suficiente cantidad de líquido, en especial agua. Entre otros factores predisponentes se encuentran la predisposición familiar, y las enfermedades que afectan el metabolismo como la hipertensión, diabetes, obesidad", dice el profesional.

La enfermedad de la litiasis produce numerosos síntomas, quizás el más conocido por todos es el cólico renal por lo abrupto y sintomático en su presentación, está caracterizado por dolor lumbar muy intenso que no calma con la posición y que se hace crónico e irradia al abdomen y miembros inferiores. Otro síntoma que puede presentarse cuando se padece de cálculos renales son las infecciones urinarias a repetición, provocadas por el cuerpo extraño (cálculo) el paciente también puede notar presencia de sangre en la orina que se asocia a infección o la irritación del contacto del cálculo con la vía urinaria. En casos extremos, y sin tratamientos adecuados en tiempo y forma, puede provocar la anulación funcional de un riñón o de ambos y en otros casos insuficiencia renal de diversos tipos.

El tratamiento más sencillo y menos invasivo es la litotricia extracorpórea que consiste en entregar ondas de choque de alta frecuencia desde el exterior. Se realiza con un sofisticado equipo que localiza y posiciona el cálculo a través de rayos X o ecografía y así lo pulveriza con reiterados disparos. El método tiene una eficacia de hasta un 90 %.

"En el caso de la litiasis de menor tamaño y resistente al tratamiento con ondas, se utiliza la ureterorenoscopia flexible y litotricia por láser de holmio, que es la máxima expresión tecnológica del momento debido a la complejidad de los equipos requeridos y exigencia técnica para su instrumentación. El equipo médico realiza un ascenso por orificios naturales y sin cortes en la piel (desde la uretra se accede a vejiga y a través de la misma al uréter) con el equipo óptico flexible y con el láser se destruyen los cálculos", sostiene Monti.

Para litiasis de mayor tamaño y más complejas dentro del riñón debemos mencionar la nefrolitotricia percutánea, un procedimiento quirúrgico que consiste en una punción realizada bajo control radioscópico en las cavidades renales donde se encuentran los cálculos.

      Embed

Comentarios Facebook