viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
08 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ezpeleta: para tener luz, pagan hasta 600 pesos por un cambio de fase

0
Comentarios


Edesur no brinda soluciones en el barrio ante los cortes y los bajones de tensión. Por este motivo, contratan a personas con conocimientos de electricidad, que hallaron la manera de ganarse unos pesos.

Ezpeleta: para tener luz, pagan hasta 600 pesos por un cambio de fase
Foto:

Vecinos de Ezpeleta se ven obligados a contratar a personal particular no autorizado, que arriesga su vida por el pago de entre 200 y 600 pesos para realizar el cambio de fase eléctrica de las viviendas, una peligrosa solución que hallaron ante las fallas recurrentes del suministro de energía ofrecido por la empresa Edesur.

Cansados de los cortes y la caída de tensión, los usuarios decidieron aceptar los servicios ofrecidos por un grupo de hombres con conocimiento de electricidad, que frente a una necesidad encontraron la forma de ganarse unos pesos, subiéndose a los postes para mejorar el servicio de luz a los ocasionales clientes.

Esta insólita problemática, que comenzó hace un mes, ocurre en las calle Paraguay, entre Manuel Quintana y Vicente López. En diálogo con El Quilmeño, la vecina María Rosa Flores reveló que los propietarios de la cuadra optaron por esta arriesgada maniobra, ante la "desesperación" y "necesidad". 

"Es un servicio vital para conservar la comida y también medicamentos que se guardan en frío. También nos quedamos sin agua porque no funcionan las bombas y, en muchos casos, no pueden calentar sus hogares ante las bajas temperaturas", explicó la mujer.

Según Flores, los improvisados electricistas cobran "entre 200 y 600 pesos por cambiarlos de fase". "No son operarios de Edesur, a muchos los conocemos porque siempre están en la esquina", remarcó.

Además, la vecina consideró que "resulta muy peligroso" el trabajo que hacen, porque "no toman todos los recaudos necesarios".

La atención, también pésima

En otro orden, María Rosa Flores subrayó que "el servicio que nos ofrece Edesur es realmente pésimo, ya que nos cortan la luz por largas horas o, directamente, nos bajan la tensión".

Como consecuencia de este problema, los vecinos muchas veces deben tirar la comida, no pueden lavar ropa en sus casas y, en algunos casos, directamente no pueden bañarse. "Para higienizarme tengo que ir a la casa de un familiar", sostuvo Flores, quien se dirigió a las oficinas de Edesur en Quilmes para exigir una solución.

Sin embargo, recibió "maltrato" por parte de la persona que le tomó su reclamo. "Me dijeron que tenía que ir hacia las oficina principal del Ente Regulador de Electricidad, en Capital Federal", contó y, luego, agregó: "Sólo me dijeron que me tome un colectivo y vaya para allá".

      Embed



Comentarios Facebook