jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Salud
12 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Crisis asmática: la importancia de una medicación a tiempo

0
Comentarios


La atención inmediata puede salvar la vida de un niño con una crisis asmática o alérgica severa. Mientras que en Estados Unidos existe una ley que facilita el acceso al tratamiento de emergencia en las escuelas, en la Argentina se debe esperar a la llegada del servicio de emergencias o la presencia de los padres, quienes muchas veces pueden no llegar a tiempo.

Crisis asmática: la importancia de una medicación a tiempo
Foto:

Por resolución de Ministerio de Educación, en la Argentina los docentes tienen prohibido administrar medicamentos a los alumnos y de ser necesario, deben esperar a emergencias o la presencia de los padres/tutores. Aquellos niños que tienen diagnosticada una enfermedad alérgica o asmática severa, si les ocurre una crisis dentro del colegio necesitan medicación de rescate en forma inmediata.

El tiempo frente a esa situación es clave ya que el chico puede perder la vida en cuestión de minutos. A diferencia de Estados Unidos, país que tiene aprobada la "Ley de Acceso a la Epinefrina de Emergencia en las Escuelas", la cual facilita el acceso al tratamiento de emergencia en los colegios a los estudiantes que puedan tener reacciones anafilácticas o asma para evitar consecuencias para su salud derivadas de la falta de tratamiento inmediato.

Al respecto, el director de la Fundación CIDEA, el doctor Jorge Máspero, especialista en alergia e inmunología, explica: "Si un chico tiene una reacción anafiláctica puede morirse en minutos, con una crisis asmática puede hacer un paro respiratorio y ello puede aliviarse, mientras llega la ambulancia o el padre, si se aplica medicación indicada por el médico de cabecera que debe figurar en el legajo del niño.

Tiene que haber una advertencia y una instrucción a la maestra o el docente en cómo administrar esa medicación, la cual debe estar disponible en la institución. Ya lo demuestra la legislación americana, lo que se intenta es preservar vidas. Siempre hablando de pacientes diagnosticados, con un esquema de rescate planeado por su médico y adecuadamente notificado al establecimiento. No se pretende que el docente diagnostique y medique, sino simplemente que administre o supervise la auto-aplicación en el caso de niños mayores de la medicación de emergencias indicada por el especialista".

Los auto-inyectores de epinefrina o adrenalina y los broncodilatadores en aerosol para el asma son muy sencillos de utilizar en la medida que se entrene al docente en la técnica correcta de hacerlo y que además, exista una prescripción e indicación médica.

 "Si un niño puede tener anafilaxia por picaduras de insectos o por ingesta de algún alimento en el colegio, es prudente e imprescindible que en los casos severos se los pueda tratar inmediatamente. Muchos maestros entienden la necesidad de este cambio, pero no pueden hacer nada al respecto debido a la legislación argentina actual. La situación es paradojal porque podría determinar que un niño que tiene el medicamento y no se lo administra, si tiene un inconveniente, muera por abandono de persona".

LEA MÁS

      Embed

Además, remarca: "En niños con claro diagnóstico en quienes ya se sabe que pueden tener una crisis, confiar en que el padre o la ambulancia lleguen a tiempo en un país donde los cortes de calles son habituales puede resultar en la muerte del chico".

Hay dos tipos de reacciones mayores: por un lado, las que ocurren por las picaduras de abejas, avispas u hormigas coloradas que se encuentran en los campos de deporte donde se hace actividad física. Muchas veces también, esos insectos voladores pueden ingresar por las ventanas del aula. Por otro lado, existen las reacciones severas que se producen por alimentos como maní, nuez, entre otros, los cuales se encuentran en las golosinas que se comen durante los recreos.

También, hay niños que tienen asma por ejercicio y ello se puede precipitar en cualquier momento. "Al aplicarse dos o tres disparos de Salbutamol, se puede abortar la crisis o permitir un tiempo de alivio hasta que pueda ser asistido. Demorarlo mientras el niño respira mal y se ahoga realmente no sólo es cruel sino que es algo que no debiera suceder", alerta Máspero.

      Embed


Comentarios Facebook