domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
11 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pesadilla: les robaron todo, hasta los anteojos de la hija menor

0
Comentarios


Un matrimonio y sus tres hijas se preparaban para salir hacia la escuela cuando tres delincuentes que estaban escondidos en el patio los hicieron regresar a la casa: los golpearon, amenazaron y robaron. Ocurrió en Florencio Varela.

Pesadilla: les robaron todo, hasta los anteojos de la hija menor
La casa de la calle Río Carcarañá, donde tres encapuchados hicieron vivir una verdadera odisea a una familia.
Foto:

Un matrimonio y sus tres hijas vivieron una verdadera pesadilla en su propia vivienda, ubicada en Florencio Varela, donde fueron sorprendidos por tres violentos delincuentes, que estaban escondidos en el patio esperando que salieran a buscar el auto para llevar a las nenas al colegio.

El padre de la familia, identificado como Antonio Fonseca, recibió brutales golpes por parte de los malvivientes, que le exigían más dinero y lo amenazaban con hacerles daño a su esposa e hijas, de 16, 13 y 8 años, que se hallaban en otra habitación.

Todo ocurrió en una propiedad ubicada en la calle Río Carcarañá al 100, del barrio Villa Vatteone. En horas de la mañana, cuando se disponían a ir hacia la escuela como todos los días, salieron al patio para subir al auto y fueron sorprendidos por tres encapuchados, quienes tenían colocados guantes y estaban armados con un revólver y dos pistolas.

Uno de ellos redujo a Fonseca, el otro a su mujer y el restante se encargó de las menores. Los obligaron a ingresar y a tirarse al piso, ataron con corbatas a la pareja y a las chicas mayores. La pequeña, al observar lo que sucedía, juntó sus manos y pidió que a ella la ataran también, pero le dijeron que si se quedaba quieta no la inmovilizaban.


LEA MÁS

      Embed


Luego, Fonseca fue llevado a recorrer la casa, mientras era golpeado una y otra vez. Les entregó algo de dinero, pero los insaciables ladrones querían más y lo amenazaban con lastimar a su familia.

La angustia de no ver a sus esposa e hijas lo doblegó, ofreció entregar más dinero, pero quería que lo pusieran en la misma habitación que a ellas. "Traiganlas acá conmigo y les entrego toda la plata que tengo", les dijo.

Los delincuentes accedieron al pedido y Fonseca confesó dónde había más plata. Los sujetos, además, se llevaron varios electrodomésticos, celulares, zapatillas y hasta los lentes de la nena más chica.

Se trata de una nueva entradera en la polémica jurisdicción de la Comisaría 1ª. de Florencio Varela, la misma que el propio intendente Julio Pereyra se encargó de cuestionar por falta de compromiso con la seguridad, ante la ola de robos.

      Embed


Comentarios Facebook