lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 24° H 78.4%
11 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La humilde campeona del mundo, Celeste Peralta

0
Comentarios


En Catán crecí, es mi barrio, no me gustaría irme porque acá todo es familiar y con vecinos muy buenos”, remarcó la monarca que nació en el barrio El Mojón y recorrió muchos kilómetros para volver con los máximos galardones.

La humilde campeona del mundo, Celeste Peralta
Foto:

El sábado 14 de mayo ha quedado sellado en su vida. No es un día cualquiera. Se trata nada menos que de una efeméride propia, que encierra años, meses, semanas, días de sacrificio y de acunar ilusiones. Hoy es campeona del mundo por partida doble, pero nada cambia para Celeste Peralta. Sigue en su González Catán natal, con su rutina, su familia, su gente y su simpleza. 'Soy la campeona del pueblo', dice.

Aquel día del mes pasado, en Rauch, provincia de Buenos Aires, Celeste Peralta, con 28 años, conquistó los cinturones mundiales FIB y OMB (vacante) de la división superligero, luego de vencer por decisión unánime a la tandilense Marisa Gabriela 'La Brava' Núñez. 'El boxeo me dio mucho, como la alegría de Rauch, en donde pude cumplir mi sueño', afirma.

Rutina

Y pese a ser campeona del mundo nada cambia. 'Viajé siempre y pese a que soy campeona lo sigo haciendo', refiere. Es que ella une Catán con el CENARD, en el barrio de Núñez, con el 218 a Liniers y de ahí el 28. 'Me calzo los auriculares, escuchó música y viajo una hora y media. Es como un laburo', dice y añade: 'Lo viví tranquila, no caigo aún que soy campeona del mundo, ya que vivo normal con una vida de barrio, sin cambios'.

Le dicen La Bestia, hija de Javier Peralta y Norma Zalazar, con cuatro hermanos (Nélida, Sandra, Natalia y Rogelio; ella es la segunda), es del barrio El Mojón (altura Km. 30 de la Ruta 3) en donde nació y en donde sigue viviendo. 'Tengo mi casa, hace ocho años que estoy con mi marido, Daniel Molina', cuenta y explica: 'En Catán crecí, es mi barrio, no me gustaría irme porque acá todo es familiar y con vecinos muy buenos'.

La charla fue retrocediendo en años y Celeste recuerda: 'Mi inicio en el boxeo fue cuando tenía 13 años en el club La Loma de Catán. Fui para ayudar a mi viejo, que quería bajar de peso; él hacia gimnasia y yo le hacia la gamba y tras el colegio íbamos al club. Allí me gustó el boxeo y Raúl Fernández, que fue mi primer entrenador, me vio con chances porque pegaba fuerte. De todos modos, yo no pensaba en ser boxeadora profesional, ya que hacía esa rutina para relajarme', cuenta la boxeadora matancera, que se describe: 'Soy tranquila, pero media inquieta a la vez. Me considera una buena mina, pero soy media justiciera, ya que la mentira me hace enojar mucho'.

En su primera pelea exhibición, a los 14 años, dejó sangrando la nariz de su rival, un par de año después empezó a trabajar con Luis Alegre, un vecino del barrio y bajo su tutela hizo su primera pelea en FAB, y se coronó campeona de la Estrellas y de un Nacional. Hasta que en 2012 debutó como profesional. Fue nada menos que en el Luna Park. 'Fue en la noche de los matanceros' como publicó el suplemento Matanza de Diario Popular, porque ese día también pelearon Brian Castaño y Sergio Sanders', resalta Celeste y agrega: 'Le gané por puntos a la uruguaya Katya Alvariño'. Y a casi un lustro de aquel debut, hoy Celeste puede decir: 'Fue el sueño de mi vida cumplido, como le pasa a todo boxeador'.

Tags

Comentarios Facebook