domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Política
15 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lo que espera el gobierno para el segundo semestre

José Di Mauro
0
Comentarios
Por José Di Mauro


Para la próxima semana se espera el anuncio de inversiones en telecomunicaciones por U$S 4.700 millones. Expectativa en la obra pública y una baja sensible de la inflación. Críticas por la herencia.

Lo que espera el gobierno para el segundo semestre
Foto:

A pocos días del inicio del segundo semestre del año, en el gobierno nacional parece cobrar fuerza la convicción de que ya no es tiempo de mencionar metas distantes para calmar la ansiedad de un futuro mejor, sino de brindar elementos que confirmen la veracidad de tantos vaticinios.

En ese sentido aseguran que la obra pública, motor clave de la actividad, "ya arrancó". ¿Arrancaron las licitaciones, o las obras propiamente dichas? "Arrancaron las obras, también muchas licitaciones, y arreglamos casi todas las que nos dejaron inconclusas", aseguró enfático un alto funcionario del gobierno nacional, que puso especial énfasis en repetir el término "obra buena", que a fuerza de escucharlo una y otra vez parece remitir a emprendimientos libres de corrupción.

En ese marco, prometen duplicar en los próximos cuatro años la cantidad de autopistas, en tanto se augura "una verdadera revolución" en el campo, donde se estima que la producción para el año venidero superará a la actual en entre un 25 y un 40%.

La inflación que tanto desvela "ya empezó a bajar", dicen, y se vanaglorian de que "los empresarios que decían que había que esperar resultados para 2017 que viene, adelantaron sus expectativas para este año".

Todo bien, ¿pero las inversiones prometidas, que se daban por descontadas a partir de que el gobierno de Cambiemos se hiciera cargo del poder, cosa que aún no ha podido verificarse? Para la próxima semana anticipan que se anunciarán 4.700 millones de dólares que invertirán en el mercado de las telecomunicaciones. Además, "las multinacionales van a invertir, porque tienen la plata acá y no se la van a llevar", es la afirmación confiada. Al final, algún rédito debía dejar el cepo.

Vaticinios positivos al cabo de meses en los que sobraron penurias. Lo cual no implica que las malas hayan concluido. "Brasil nos pega mal", advirtió el funcionario, para detallar a continuación de qué manera la adversidad de nuestro principal socio comercial complica fuertemente el despegue de nuestra economía.

¿El contagio de la crisis del Brasil afectará solo la industria automotriz, o acaso se trasladará también, como allá, a los tribunales? No lo creen así en el gobierno, si bien admiten la obviedad de una Justicia argentina que parece haber adquirido una velocidad sorprendente con el cambio de gobierno. Pero en la Casa Rosada repiten que los jueces tienen las manos libres para hacer su trabajo, y eso es lo que tienen que hacer.

La no injerencia se modifica cuando se trata de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, sobre la que en lo más alto del Ejecutivo consideran "un escándalo" que permanezca en el cargo. La consideran una "militante" del anterior gobierno decidida a perjudicar al actual, a partir del manejo de un grupo de fiscales que trabarían causas y activarían otras deliberadamente. Particularmente citan a un fiscal muy activo en una causa de alta sensibilidad, en la que el miembro del Ministerio Público se muestra demasiado incisivo, ampliando a familiares del imputado los límites de la investigación que tiene a cargo. "Una locura", advierten.

Por el contrario, aseguran que la relación con la Corte Suprema es "armoniosa", que se ha podido trabajar perfectamente en conjunto y que no comparten las prevenciones que ha expresado la socia de Cambiemos Elisa Carrió, como ya el propio Presidente lo ha dejado claro. "Es una de las pocas disidencias que tenemos con Lilita", aclaran y remarcan, cuestión de evitar hablar de turbulencias internas.

¿Aceptará el gobierno una Corte Suprema con más miembros?, es la pregunta obvia en momentos en que la oposición busca consensuar proyectos que contemplan desde una ampliación a 7 integrantes, hasta otra a 24. "No está prevista una ampliación en esta etapa", cerró el tema la fuente consultada, repitiendo las palabras del ministro de Justicia, Germán Garavano. Coordinación, que le dicen.

Ahora bien, lo que sí pretende el gobierno es que se complete el número de miembros que establece la ley para el Tribunal Superior, razón por la cual esperan que el Senado habilite finalmente los dos pliegos enviados el año pasado por el presidente Mauricio Macri. Descuentan que así será.

De la Justicia esperan también que ella misma ponga fin a los intentos de frenar los tarifazos. Celebran en el gobierno el fallo del juez federal platense Adolfo Gabino Ziulu, que rechazó hace pocos días un amparo presentado por cuatro diputados bonaerenses contra el aumento en la electricidad. "Aparte hay jurisprudencia de la propia Corte respecto de los amparos para con los actos de gobierno", sostuvo un hombre muy cercano al Presidente, aclarando que esperan que el freno a los amparos opere sin necesidad de llegar al Tribunal Superior.


LEA MÁS:

      Embed


En lo más alto del gobierno reclaman "coherencia" de parte de todos los sectores. "Si queremos bajar la inflación, hay que bajar el gasto. Hay que bajar el déficit -insisten-. El consumo de energía está fuera de todo estándar internacional".

En este contexto es que surgieron voces alertando sobre la gestación de estallidos sociales. Al respecto, una alta fuente oficial consultada por DIARIO POPULAR fue contundente al asegurar que no están dadas las condiciones para que eso suceda, al menos de manera natural. Esto es, cualquier cosa que pudiera pasar, sería "provocada", aseguran. Y ante la insistencia, la fuente agregó que hasta ahora "han venido agitando con muy bajo éxito". En el gobierno sospechan de cuatro intendentes muy vinculados con el anterior gobierno, que incluso colaboraron en abril pasado suministrando micros para la movilización a los tribunales de Comodoro Py. Ven la misma procedencia kirchnerista en el retorno de encapuchados en pleno centro porteño, aunque relativizan su importancia por el escaso número reunido en el corte. Admiten sí que el objetivo de los revoltosos se cumplió al menos en cuanto a la repercusión alcanzada.

Con todo, aseguran que "no hay ambiente social" para un estallido, por cuanto "hay una gran presencia del Estado para prevenirlo". Otro funcionario consultado por este medio hizo una diferenciación respecto del paralelismo que se podría hacer con relación a 2001: "Ahora no está (Carlos) Ruckauf en la gobernación".

"Somos el mismo equipo, Nación, Ciudad y provincia de Buenos Aires, y esa es una fortaleza muy grande", remarcó un encumbrado funcionario, que diferenció la actualidad respecto de la gestión anterior en cuanto a que "había cosas dispersas que se chocaban", y extendió la crítica: "La presencia de la Nación fue para pasear a los gobernadores. Una verdadera muestra de antifederalismo".

Para el funcionario nacional, en los años en que más se hizo hincapié en la importancia del Estado, "más se hizo para destruirlo". Un detalle de eso figura en el extenso informe denominado "El estado del Estado", difundido la misma tarde en que el Presidente debió ser internado por una arritmia. La fuente fue más allá al anticipar que habrá nuevos informes de ese tipo que se irán difundiendo a medida que pase el tiempo. Y cada uno vendrá acompañado por las respectivas presentaciones judiciales.

Alguien muy cercano al Presidente brindó otro aporte hasta ahora desconocido: el valor de las reservas que encontró el gobierno el 10 de diciembre. El rojo ascendía a -5.000 millones de dólares. ¿Y por qué no se difundió esa cifra? "Porque hubiéramos generado una corrida cambiaria. Pero ahora sobran los dólares, estamos holgados", fue la respuesta confiada.

      Embed


Comentarios Facebook