martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Salud
19 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cuando “comerse” el estrés es una pesadilla

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


Para bajar de peso en forma efectiva y saludable no sólo es necesaria una alimentación balanceada y actividad física, sino también controlar ansiedades o tensiones cuyos efectos negativos pueden desembocar en graves problemas. Ni la mejor dieta funciona cuando el estrés crónico se interpone a nuestra voluntad.

Cuando “comerse” el estrés es una pesadilla
Foto:

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, 6 de cada 10 personas registraron exceso de peso. Para controlarlo, muchos se lanzan a diferentes dietas, pero pocos indagan en el nivel de estrés con el que se convive como uno de los obstáculos a la hora de adelgazar.

La dieta de la luna, la de los siete días, la proteica, infinidad de regímenes y planes de alimentación sana que, por más voluntad con la que se realicen, no logran el objetivo de perder los kilos de más.

Muchas veces no se debe a la falta de constancia, sino al estrés crónico. La respuesta del cuerpo frente a una experiencia estresante es la misma que tenían nuestros antepasados para lograr sobrevivir a las amenazas: se generan diversas sustancias como la adrenalina y el cortisol (la hormona del estrés) que nos preparan para la acción.

Sin embargo, los peligros ya no son ni la lucha, ni el mal tiempo, o la caza, sin embargo el estrés moderno no se diluye fácilmente. El mismo se padece en situaciones cotidianas como por ejemplo, maltratos laborales, tener que tomar decisiones rápidas bajo presión, o por la sensación de que ningún logro es suficiente porque las metas y demandas son cada vez más grandes. Una y mil veces repetimos "respirá profundo", mientras por dentro nos carcome esa energía generada y no gastada.

Según explica la Dra. Laura Maffei (M.Nº 62441), el cortisol, en sí mismo no es negativo. Nuestro cuerpo lo utiliza para mantener los niveles de presión sanguínea y desempeña un papel importante en la metabolización de las grasas y los carbohidratos para transformarlos en energía. Sin embargo, cuando el estrés es constante, el cortisol desajusta el metabolismo, y entre otras cosas, no nos permite adelgazar.

LEA MÁS:

      Embed

Frente a situaciones estresantes la corteza suprarrenal es estimulada para aumentar la producción de la hormona cortisol, lo que a su vez indica la liberación de grasas y glucosas a partir del tejido adiposo en el torrente sanguíneo para que grandes cantidades de energía corran por el cuerpo y de esa forma enfrentar el estado nervioso. Al mismo tiempo, el estrés inhibe las funciones de la insulina (desplazar la glucosa desde el torrente sanguíneo hacia las células que la almacenan y su secreción por las células beta del hígado) para asegurar que las grasas y la glucosa de la sangre permanezcan disponibles para su uso. Es así que el metabolismo se prepara para resolver la situación de alarma.

Cuando una persona sufre de estrés crónico y el cortisol no cesa de segregarse, el cuerpo no puede asimilarlo de manera adecuada y hace que almacenemos el exceso de grasa como un instinto de supervivencia que se traducen en kilos de más hacia el abdomen antes que hacia las caderas. Esta grasa abdominal está estrechamente relacionada con las enfermedades cardiovasculares y la apoplejía. Otro efecto secundario frecuente del exceso de cortisol es el aumento del apetito ya que al estar estresados nuestro cuerpo necesita más energía.

En el mismo sentido, quienes aumentan de peso como respuesta al estrés suelen admitir que en momentos de mucha ansiedad suelen inclinarse por comidas altas en calorías, grasa y azúcar, las cuales actúan sobre los receptores opioides en el cerebro para inhibir las respuestas de estrés. Algunas investigaciones también demostraron que las personas que conviven con altos niveles de estrés tienden a picotear más y se pierde el registro y la moderación.

Para bajar de peso en forma efectiva y saludable, no sólo es necesaria una alimentación balanceada, actividad física, o suplementos dietarios naturales, si no también controlar estrés y para lograrlo resulta fundamental que la persona comprenda los efectos negativos producidos por la situación estresante y comprenda los mecanismos que se activan al enfrentar una situación compleja. Esto ayudará a que la persona que la enfrenta se maneje mejor para prevenir efectos a largo plazo.

      Embed

 

Comentarios Facebook