domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Turismo
19 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cariló: refugio soñado que nunca descansa

0
Comentarios


La temporada invernal también es propicia para descubrir este destino en la Costa, mérito de una interesante oferta de actividades al aire libre en sintonía con su particular belleza. Excursiones, propuestas deportivas y travesías delirantes, justifican la escapada de las próximas vacaciones o, por qué no, para cualquier fin de semana.

Cariló: refugio soñado que nunca descansa
Foto:

Cariló, en el partido bonaerense de Pinamar, no sólo es sinónimo de vacaciones de verano, con playa, sol, y el tradicional bosque, sino que también ofrece alternativas de turismo aventura para la temporada invernal, con la posibilidad de realizar arquería, excursiones por los médanos y sandboard (tablas en arena), entre otras.

Mauricio Wenner, oriundo de la ciudad de Pinamar y con vasta experiencia en turismo aventura en diferentes partes del mundo, ofrece desde hace dos décadas un cronograma de actividades durante todo el año rompiendo con la estacionalidad propia de un destino costero.

"Realizo travesías y excursiones en la zona de Pinamar y Cariló durante los 365 días del año; excursiones de turismo aventura que consisten en recorrer playas y médanos con vehículos 4x4 más grandes de lo normal", explicó.

Sentado en la cabina de un camión especialmente diseñado para este tipo de aventuras, que no pasa desapercibido ante los turistas por su gigantesca carrocería y el ploteo animal print, Wenner detalló los itinerarios y actividades que se realizan en dos salidas diarias, tanto en invierno como en verano.

LEA MÁS:

      Embed

Médanos y adrenalina

"Tenemos salidas diarias y las excursiones más clásicas son las que hacemos recorriendo las playas, los médanos, haciendo un buen recorrido, muy divertido y con mucha adrenalina", explicó.

La zona elegida es Pinamar Norte, donde los médanos son más altos -algunos alcanzan los 40 metros de altura- y que permiten a los aventureros lanzarse en las tablas de sandboard.

"Los médanos tienen diferentes pendientes y ahí les enseñamos a tirarse parados, sentados o acostados, dependiendo de la experiencia, ya que hay que tener en cuenta que en los más empinados la velocidad puede llegar a los 70 kilómetros por hora", detalló.

"Para los más chicos, la opción es el trineo, donde se divierten mucho más, pero eso no quiere decir que también los más grandes -inclusive gente mayor- disfruten de esta aventura, pero siempre bajo nuestra supervisión", agregó. Otra de las actividades es la arquería, al mejor estilo Robin Hood o Guillermo Tell, los visitantes se inician en una actividad fascinante: "armamos un circuito de arco y flecha, les enseñamos técnicas, organizamos torneos, algo que también realizamos con rifles de aire comprimido", señaló.

Los médanos para realizar las actividades se van seleccionado en la excursión, por lo que, por ejemplo, cuando el viento es demasiado fuerte del sector norte, la gente hace snorboard y arquería por el lado sur, y viceversa. "Después de la actividad -continuó-, tomamos algo y nos subimos nuevamente al camión para hacer una recorrida por los médanos, playa y lagunas que se forman eventualmente, donde se ven muchas gaviotas".

Pero las aventuras no se reducen sólo a esas dos prácticas, porque en las lagunas, o asimismo en el mar -dependiendo del clima-, se ofrece la opción de realizar kayak.

"Se trata de una segunda excursión que hacemos en grupo, siempre acompañados por guardavidas, para la cual utilizamos los kayaks conocidos como 'Sit on Top', que no se hunden ni se dan vuelta, porque estamos hablando de gente que por lo general no tiene experiencia. En ese caso, la laguna es mucho más fácil porque es poco profunda y no tiene oleaje", precisó.

Comentarios Facebook