martes 6.12.2016 - Actualizado hace
General
19 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ser padre vendría con una mayor licencia bajo el brazo

0
Comentarios


Una propuesta intenta llevar a que los varones gocen de hasta un mes de beneficio laboral para poder estar con el recién nacido. La misma tendría carácter de universal y contemplaría a los desocupados.

Ser padre vendría con una mayor licencia bajo el brazo
Foto:

Una ambiciosa propuesta para que los padres puedan estar con sus hijos recién nacidos quiere llevar hasta un mes la licencia por paternidad, una mecánica que ya se aplica en los países más desarrollados del mundo como política de protección de la primera infancia.

Aunque en muchos aún prima el sesgo maternalista que impide la redistribución de roles, algunos países consideran que esta inversión es la "más inteligente y redituable" política social que pueda implementarse ya que la primera infancia es clave para el desarrollo infantil, señalaron desde el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

La propuesta apunta a que la licencia sea universal, alcance a todos los trabajadores -formales e informales-, incluso a los desocupados; y, además, que supere el sesgo maternalista para permitir el derecho de los niños a estar el mayor tiempo posible con ambos padres durante los primeros meses de vida.

De todas maneras, "aún hoy en Argentina sólo el 50,4% de las trabajadoras y el 49% de los trabajadores en Argentina están cubiertos por las licencias. Sumado a este déficit, existen grandes heterogeneidades por género, provincia, o tipo de puesto laboral", explicó Gala Díaz Langou, directora de Protección Social del Cippec.

La propuesta de reforma busca instalar que se cumpla con la recomendación 183 de la OIT -en principio- de 98 días de licencia materna (sin perjuicio de lo que indiquen los convenios) y de al menos 15 días para la paterna; además, establece una licencia familiar de 30 días fraccionable y compartible con incentivos a la participación masculina en el cuidado de los niños.

      Embed

La propuesta define a la licencia familiar "como la que puede tomar indistintamente uno u otro integrante de la pareja para necesidades tales como ir al pediatra, o asistir a actos escolares, entre otras necesidades", precisó Díaz Langou.

"Las evidencias científicas afirman que la mayor cantidad de conexiones neuronales se da en los primeros dos años de vida, y que la seguridad que da el contexto de la presencia del padre y de la madre es clave", explicó la responsable de presentar la reforma.

En los países más avanzados en políticas de protección social -como Dinamarca- se adoptaron 60 días de licencia familiar pero 30 días se pierden si no se los toman los padres.

"La decisión empujó un cambio cultural que impactó positivamente tanto en el mercado laboral como en la redistribución de roles dentro del hogar", añadió.

En Argentina, muchas empresas grandes han adoptado políticas que permiten a las empleadas que han sido madres reducir horas de su jornada laboral o tomarse días enteros libres, pero la avanzada hacia la inclusión del padre es cada vez más fuerte.

"En la actualidad, hay una total disparidad entre géneros, entre provincias, entre trabajadores públicos y particulares, entre gremios, y entre empleados formales e informales", insistió la directora del programa de Cippec.

El nuevo régimen de licencias para padres y madres (y la familiar) es un intento por superar esa disparidad, por paliar la "crisis del cuidado" que afecta a la sociedad y por ajustarse a las nuevas configuraciones familiares, que incluye a los hogares que han tenido hijos biológicos o por adopción.

Ni el sector ocupacional, ni el lugar geográfico ni el tipo de hogar deberían determinar el beneficio, todas los padres y madres tendrían que gozar de una licencia para el cuidado de sus hijos.

Así como la asignación universal por hijo igualó los beneficios familiares entre los trabajadores formales e informales, para estas licencias debería funcionar un criterio similar ya que incluso cuando se está desempleado, el tiempo no se destina al cuidado de los niños sino a buscar trabajo. La propuesta de Cippec es ambiciosa y aún tiene por delante el largo camino de atravesar los estamentos institucionales para llegar a modificar las leyes.

      Embed



Comentarios Facebook