jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
19 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Respuestas a las preguntas de nuestros lectores

Facundo Manes
0
Comentarios
Por Facundo Manes


Respuestas a las preguntas de nuestros lectores
Foto:

María Rita

Gracias, doctor Manes, por sus reflexiones. Quería preguntarle, a propósito de su columna del domingo anterior, si la habilidad para la música es de nacimiento o se puede aprender.

Gracias por sus palabras y su interés. La práctica hace una gran diferencia respecto a nuestro desempeño musical. Muchas personas se destacan gracias a la perseverancia en la práctica y el aprendizaje. Pero, además, pareciera ser que hay personas más hábiles que otras para recordar e identificar notas y sonidos. En la población general, existen diferencias individuales en la capacidad para detectar la música, diferencias que están parcialmente determinadas por la genética. Denis Drayna, del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, investigó la capacidad de gemelos idénticos (aquellos que comparten todo su ADN) y los gemelos no idénticos (que comparten sólo la mitad de su ADN) de detectar melodías populares. Este grupo de investigación encontró que los gemelos idénticos rindieron en forma similar en la prueba, y estimó que el 70% y el 80% de la variabilidad en el rendimiento podía ser explicada por los genes.

Genaro

¿Qué relación tiene la música y nuestras emociones?

Para investigar acerca de la relación de la música y la respuesta emocional, se estudió los escalofríos que se generan cuando escuchamos un pasaje musical determinado. Les pidieron a los participantes que llevaran al laboratorio la música que más les gustara y les hubiera producido escalofríos. Lo importante no era el estilo

de música sino la respuesta emocional que pudiera ser capaz de generar. En primer lugar, identificaron los cambios subjetivos que informaban los participantes como, por ejemplo, en qué momento de la canción sentían más placer. En segundo lugar, registraron la actividad eléctrica, la temperatura de la piel y el ritmo cardíaco. Observaron que durante los escalofríos, la temperatura de la piel bajaba. En estos estudios también registraron que durante la escucha de música placentera se activaba el sistema de recompensa de manera muy similar a lo que sucede ante otros estímulos que causan placer.

Susana

¿La música puede servir para la salud?

Exactamente. De hecho existe un área llamada "musicoterapia", que trabaja específicamente con el uso sistemático de la música con el fin de mejorar, mantener o intentar recuperar el funcionamiento cognitivo, físico, emocional y social, y ayudar a lentificar el avance de distintos tipos de condiciones médicas. Esta terapia ayuda a activar procesos fisiológicos y emocionales que estimulan funciones psicológicas o neurológicas que se encuentran dañadas y mejora los resultados de los tratamientos convencionales. Por ejemplo, existen investigaciones que muestran que la terapia musical puede ayudar a mejorar la coordinación, el equilibrio y la calidad del movimiento en personas que sufren enfermedades como el Parkinson. También es efectiva en niños con necesidades especiales, ya que promueve desarrollo, crecimiento y mejoras en la atención, concentración, control de impulsos y relaciones interpersonales.


      Embed


Te puede interesar

Comentarios Facebook