martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Política
22 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Arzobispo le bajó el tono al hallazgo de tres bóvedas

0
Comentarios


El titular de la diócesis de Mercedes-Luján confirmó también que el ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y quien era su segundo, José López, junto a sus esposas visitaron el convento de General Rodríguez.

Arzobispo le bajó el tono al hallazgo de tres bóvedas
Foto:

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, aseguró ayer que es una "fantasía" pensar que las tres bóvedas encontradas en la capilla del monasterio de las Hermanas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima, en la localidad bonaerense de General Rodríguez, eran para guardar dinero y aclaró que estaban destinadas al arzobispo emérito Rubén Di Monte y una monja del lugar, al tiempo que confirmó que el ex ministro Julio de Vido, y su secretario de Obras Públicas, José López, visitaron varias veces el predio junto a sus esposas.

"Me causa mucha impresión la fantasía que circula de que esto iba a ser una bóveda de dinero. Es una fantasía total. Sé con certeza que eran para Di Monte y para la hermana Alba. Les aseguro que lo otro no es verdad", dijo Radrizzani en declaraciones a la prensa en la puerta del monasterio de General Rodríguez que visitó ayer a la tarde.

El arzobispo, sucesor del fallecido Rubén Di Monte, dijo que no tiene "nada que ocultar", al explicar que se acercó al convento para visitar a las religiosas, a la vez que indicó que el templo donde fue detenido López tiene con la Iglesia Católica "una vinculación desde el punto de vista canónico, pero también tiene cierta independencia por ser asociación privada de fieles", aunque tiene "autonomía en el modo de gestionar".

El martes de la semana pasada, cuando la información de la detención de López estalló en todos los medios, Radrizzani había tomado mayor distancia de las autoridades del monasterio, en un comunicado en el que puso el acento en marcar que era una dependencia "autónoma" de su diócesis.

LEA MÁS:

      Embed

Sobre visitas y donaciones

En relación a las supuestas visitas de ex funcionarios nacionales, Radrizzani aseguró que el ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido, "ha venido aquí tres veces con su esposa, sin hacer donaciones", mientras que el ex secretario de Obras Públicas, José López "algunas veces más también con su esposa".

"La madre superiora me dijo que traían café, te, pero no objetos" sostuvo y dijo no saber si otros políticos o funcionarios visitaron el lugar y reiteró su confianza en las monjas que viven allí."No pueden desconfiar de ellas", aseveró.

En tono amable y campechano, Radrizzani apuntó que su antecesor al frente del Arzobispado de Mercedes Luján le había hablado sobre "la tradición en los monasterios de tener un lugar de tumba de aquellos que van falleciendo", y reiteró que Di Monte así lo expresó en su testamento.i

Una práctica habitual en la Iglesia Católica

La disposición y ubicación de las bóvedas halladas este fin de semana en excavaciones realizadas en la capilla del monasterio de las Hermanas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima corresponden a una práctica habitual de la Iglesia católica, que suele enterrar en esos lugares sagrados a personalidades destacadas.

"Por la ubicación, justo delante del altar, la disposición y el tamaño lo más probable es que tuviera un destino mortuorio. Es una práctica común y habitual en las iglesias. De ahí a que después tuviera otro uso, es otro tema", explicaron fuentes eclesiásticas especialistas en arte y arquitectura sacra.

Por ejemplo, en la catedral de Buenos Aires están enterrados desde 1998 los restos del cardenal Antonio Quarracino, al pie del altar de la Virgen de Luján, en la nave lateral izquierda del templo, junto a otros obispos de la arquidiócesis porteña.

En la basílica de Nuestra Señora de Luján está sepultado el cardenal Eduardo Pironio junto al altar del Sagrado Corazón de Jesús, en el mismo sector donde también están enterrados los restos del primer arzobispo de Buenos Aires, Mariano José de Escalada.

En una práctica común, en muchos templos y santuarios del país se encuentran enterrados fundadores, sacerdotes, obispos o arzobispos.

Según informaron ayer fuentes policiales, una de las monjas del lugar -de 95 años- relató a la justicia que una de las bóvedas del monasterio de General Rodríguez iba a ser destinada a depositar los restos del arzobispo emérito Rubén Di Monte, quien había conducido la diócesis de Mercedes-Luján hasta fines del 2007 y falleció el 18 de abril de este año.

Sin embargo, monseñor Di Monte se encuentra enterrado en el cementerio municipal de Luján. Según consignaron las fuentes, la otra bóveda 'era para alojar el cuerpo de la monja de 95 años, Alba, cuando falleciera, según indicó la propia religiosa. misma'.

Tumbas vacías, escombros y alta tecnología

Un total de tres bóvedas, dos de ellas vacías y la tercera con escombros, fueron halladas el fin de semana en excavaciones realizadas en la capilla del monasterio de las Hermanas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima, en la localidad bonaerense de General Rodríguez, donde surgió otro detalle singular: en el predio hay cámaras de ultra visión que registra imágenes sin que se sepa aun a dónde envía la señal.

Tal como lo hizo luego el arzobispo de la diócesis Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, fuentes policiales detallaron que, según relató una de las monjas del lugar, de 95 años, una de esas bóvedas iba a ser destinada a depositar los restos del arzobispo Rubén Di Monte, quien había conducido ese obispado hasta fines del 2007 y que falleció en abril pasado.

En tanto, la otra, consignaron las fuentes, "era para alojar el cuerpo de la monja de 95 años, Alba, cuando falleciera, según indicó ella misma".

Se trata de una de las pocas monjas que vive en el monasterio en el que, el martes pasado a la madrugada, López pretendía ocultar bolsos con dinero por un total de casi 9 millones de dólares.

La tercera bóveda, detallaron los informantes, "parecía de construcción más moderna dado que el color del cemento, a simple vista, era distinto a las demás", y dentro de ella "se encontraron escombros".

De todos modos, aclararon que, en ninguno de los tres casos, se trataba de construcciones actuales y que tampoco encontraron indicios "para sospechar que allí pudieran haber guardado dinero".

Al respecto y en declaraciones a radio Mitre, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró ayer que la construcción de las criptas "no es de hace tanto tiempo" como la capilla que las aloja.

"¿Entra un cuerpo ahí? Sí. ¿Entra dinero ahí? Sí", aseguró el funcionario, quién además comentó que si bien las tumbas son algo común en las iglesias, todo es sospechoso desde que López fue encontrado tratando de ocultar millones de dólares en el predio.

Además, afirmó que en el lugar hay cámaras de "ultra visión" de las que aún resta saber a dónde enviaban su señal y confirmó que hay sectores del convento que aún no fueron requisados por la justicia, como la habitación de una de las religiosas residentes en el lugar.

      Embed

Comentarios Facebook