sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
24 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Aquella noche fatal donde el Potro Rodrigo se hizo “inmortal”

Marcelo Pensa
0
Comentarios
Por Marcelo Pensa


El cuartetero cordobés venía de hacer un show en la capital bonaerense y antes de llegar a Capital perdió el control de la camioneta que manejaba: se cumplen 16 años de ese trágico accidente.

Aquella noche fatal donde el Potro Rodrigo se hizo “inmortal”
Foto:

La cerrada noche del 24 de junio del año 2000 se cobró la vida del cantante Rodrigo Bueno, como consecuencia de un accidente de tránsito al regresar de realizar una presentación en un boliche de la ciudad de La Plata, truncando la ascendente trayectoria de un artista que trajo a la Capital Federal la más típica de las expresiones musicales de su Córdoba natal: el cuarteto.

Es que el estilo de Rodrigo estuvo marcado por su carisma y su energía en el escenario. Su pelo corto y teñido y ropa casual diferían de cantantes típicos de cuarteto con colores estridentes y el pelo largo y rizado. Durante su carrera, Rodrigo amplió la música cuarteto a la escena nacional argentina, siendo una de las principales figuras del género.

Pero esa noche del 24 de junio de 2000, después de que su camino fuese bloqueado por otro conductor que le había pasado en la autopista, Rodrigo intentó perseguir al vehículo para adelantarlo otra vez. En el proceso, perdió el control de su camioneta y se estrelló contra una barrera, lo que provocó la salida del vehículo y su muerte instantánea.

El fallecimiento del cantante causó una conmoción inmediata en los medios de comunicación, con especulaciones sobre una posible conspiración de asesinato. Después de un breve juicio, el conductor del otro vehículo fue declarado inocente, al considerar el juez que Rodrigo había sido el responsable del accidente por conducir de manera imprudente.

Rodrigo Alejandro Bueno nació el 24 de mayo de 1973, en Córdoba, como el primero de tres hermanos del matrimonio entre Eduardo «Pichín» Bueno y Beatriz Olave. Su padre por aquel entonces era dueño de una tienda de discos y productor musical de Columbia Records y de BMG, una subsidiaria de Sony Music Entertainment, mientras que su madre era compositora.

La primera aparición de Rodrigo en público fue a los dos años de edad, en un programa de televisión denominado Fiesta del Cuarteto, en el que fue subido al escenario por Juan Carlos "La Mona" Jiménez, el cual era muy amigo de la madre de Rodrigo.

Como Rodrigo no pudo alcanzar el éxito en Córdoba después de cinco años, junto a su grupo más selecto, que incluía a su padre, decidió lanzar su carrera como solista en Buenos Aires.

Con los años llovió la fama y las apariciones en público, siendo su momento de mayor esplendor cuando llenó una gran cantidad de noches el escenario del Luna Park, recinto dedicado a personalidades resonantes de diversos ámbitos.

El 23 de junio de 2000, Rodrigo fue a la grabación del programa de TV La Biblia y el calefón conducido por Jorge Guinzburg, en Canal 13. Cuando terminó el espectáculo, a las 22.30, el cantante se fue a cenar junto a su representante, sus músicos, su pequeño hijo Ramiro y la madre de éste a El Corralón.

En el local se encontró con Fernando Olmedo, hijo del fallecido comediante Alberto Olmedo, al cual invitó a su recital en la discoteca «Escándalo» de City Bell en La Plata. El recital en Escándalo fue grabado por el programa de televisión El Rayo, presentado por Nacho Goano, quien había participado también en la grabación del programa La Biblia y el calefón.

Bueno ofreció una actuación de dos horas y media ante dos mil personas. Cuando terminó el concierto, Olmedo le pidió que se quedara en el club para descansar, pero Rodrigo se negó y decidió conducir.

Luego de su actuación, Rodrigo emprendió su retorno a Buenos Aires por la Autopista Buenos Aires - La Plata con su ex esposa Patricia Pacheco, su hijo Ramiro, Fernando Olmedo, el músico Jorge Moreno y el locutor radial Alberto Pereyra.

Cerca de las 3.30 se produjo un accidente en el cual Rodrigo rozó la camioneta del empresario Alfredo Pesquera, perdió el control de su rodado, se estrelló contra la barrera de contención y fue expulsado del vehículo, lo que le ocasionó la muerte.

Pesquera, a causa de este incidente, fue a juicio, si bien fue finamente declarado inocente.

Como producto de este hecho, Rodrigo Bueno y Fernando Olmedo perdieron la vida, mientras que los demás acompañantes sobrevivieron.

El cantante murió en la misma fecha en la que se cumplía un nuevo aniversario de la muerte del cantante de tango Carlos Gardel y junto con otros cantantes fallecidos a la misma edad, Rodrigo entró a formar parte del club de los 27.

      Embed


Comentarios Facebook