viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Vienen Sonando
24 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El safari sónico de Paul Simon

Ziggy Savasta
0
Comentarios
Por Ziggy Savasta


El safari sónico de Paul Simon
Foto:

"Booo-iiiiii-nnnnn-gggggggggg" es el primer sonido reverberante, elastizado, que se escucha en el disco, y sale de un instrumento de cuerdas con forma de lágrima llamado gopichand, hecho en la India. Más adelante habrá otro cachivache de luthier desconocido para estas latitudes: el zoomoozophone. Pero a no inquietarse, porque el corpus del álbum seguirá bailando con esa melange de culturas hasta la eternidad. Cuatro de las primeras seis canciones son huérfanas de guitarras.

Otras comparten ciertos elementos rítmicos, están alteradas por flashbacks de electrónica, loops y samples, y como en el instrumental "In The Garden Of Edie", destilan esa cascada de belleza que podría retrotraernos, como en un déja vu, a los picos de lucidez que en los '70 mostró un tal Dennis Wilson en "Pacific Ocean Blue".

El mentor de todo esto, Paul Simon, lo explica así a sus iluminados 74 años: "Para hacer hoy un disco de pop, si no lo hacés realmente interesante, nadie va a escucharlo". A esta altura del partido Simon podría estar confortablemente retirado, saboreando la vigencia de viejas canciones suyas como "America" y "The Sound Of Silence", o salir a la ruta para revivir sus oldies de la manera en que los recuerdan sus fans.

      Embed

Pero claro, para él una reunión con su antiguo socio Art Garfunkel "está fuera de cuestión". Ni que hablar de volver atrás con "Loves Me Like A Rock", el periodo Urubamba y "El Cóndor Pasa". Este "Stranger To Stranger" (Universal) es su doceavo álbum de estudio y el primero desde 2011. De norte a sur y de este a oeste, escarba en la vena del amor, la muerte, la espiritualidad, el béisbol, la inequidad económica y la música en sí misma.

"No puedo hablar ahora/estoy en un desfile", repite Simon en un delay contagioso de "In A Parade".

En "Cool Papa Bell" sugiere un cha-cha-chá encubierto por un vibrante humor africano. Simon cuenta que Bell era un beisbolista tan rápido que "su leyenda asegura que podía apagar la luz y estar en la cama antes que la luz desapareciera". Pero tal vez los mejores momentos estén acomodados en "Wristband", "Street Angel" y "The Riverbank" (este último, casi un eco fugado de "Graceland", de 1986).

Todo gracias a unos músicos de otro tiempo y planeta, con pasión y training en jazz, tex mex, flamenco, calypso, cajun, cajón peruano y zydeco. Entre ellos el baterista de Nashville Jim Oblon, quien a decir de Simon "conoce el sonido del rockabilly y el blues de los '50 que siempre quise conseguir". También hay invitados como Bobby McFerrin y Jack DeJohnette ("Insomniac Lullaby"). Pero quien mejor define al disco es Mark Stewart, guitarrista de Simon desde 1998: "Esto es más que un safari sónico. Paul está buscando al pájaro raro. Y él es muy insistente en encontrar al pájaro. No podés redondear una sentencia musical para este tipo. El va a quedarse en la cola hasta que lo encuentre".

Otros que piden pista

Los Fabulosos Cadillacs, "La Salvación de Solo y Juan" (Sony Music): Después de los cuatro singles lanzados como adelanto, llegó finalmente la primera obra conceptual firmada por Vicentico & Cía.

Ziggy Marley, Idem (Sony Music): "Start It Up", "Better Together", "Love Is A Rebel" en el flamante regreso del hijo del Gran Bob de Kingston, nada menos.

Pat Metheny, "The Unity Sessions" (Warner Music): nuevo jazz a la Metheny en dos CD's que no tendrán desperdicio para sus seguidores. Atentos con "Cherokee".

Judas Priest, "Battle Cry" (Columbia): un "en directo" grabado el año pasado en Wacken Festival alemán, con 15 clásicos como "Dragonaut" y "Devil's Child".

Megadeth, "Dystopia" (Universal): el último álbum de estudio del grupo de Dave Mustaine.

      Embed

Comentarios Facebook