sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
General
27 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

¿Podemos medir la inteligencia o es mito?

0
Comentarios


Muchas veces nos preguntamos cuánto mide nuestra inteligencia o cuánto debe medir la inteligencia de un genio. Para ello se usa el cociente intelectual (CI), también denominado coeficiente intelectual, que es una puntuación resultado de alguno de los tests estandarizados diseñados para valorar la inteligencia.

¿Podemos medir la inteligencia o es mito?
Foto:

Un test para medir la inteligencia fue empleado por primera vez por el psicólogo alemán William Stern en 1912 como propuesta de un método para puntuar los resultados de los primeros test de inteligencia para niños, desarrollados por Alfred Binet y Théodore Simon a principios del siglo XX, de forma que pudieran compararse entre sí. En dicho método, se dividía la 'edad mental' por la 'edad cronológica' y se multiplicaba el resultado por 100, dando como resultado el mencionado cociente.

Aunque aún se emplea habitualmente el término CI para referirse al resultado de un test de inteligencia, la puntuación de los test empleados hoy día, como la Escala de Inteligencia para Adultos Wechsler, se basa en la proyección del rango medido del sujeto en una campana de Gauss (uno de los estudios que pueden realizarse) formada por la distribución de los valores posibles para su grupo de edad, con un valor central (inteligencia media) de 100 y una desviación estándar de 15. Los valores por encima de 100 están por encima de la media; los valores por debajo de 100 están por debajo de la media. Distintos test pueden tener distintas desviaciones estándar.

Las puntuaciones medias para muchas poblaciones han tendido a subir una media de tres puntos por década desde principios del siglo XX, con la mayoría del incremento acumulado en la mitad inferior de la curva de CI: este fenómeno se conoce como efecto Flynn. Existe controversia sobre si este incremento estable se produce por un aumento real de las habilidades intelectuales en dichas poblaciones, o si se debe a problemas metodológicos con los test pasados o presentes.


LEA MÁS:

      Embed

Se ha demostrado que los valores de CI están relacionados con factores como la probabilidad de sufrir ciertas enfermedades, el estatus social de los padres, y de forma sustancial, el CI de los padres. Aunque los mecanismos de herencia de la inteligencia han sido investigados en casi un siglo, aún existe controversia al respecto de hasta qué punto la inteligencia es hereditaria, y los mecanismos de dicha herencia son aún tema de debate.

Las puntuaciones de CI se usan en muchos contextos: como predictivos de rendimiento escolar, indicadores de necesidades especiales educativas, predictivos de rendimiento laboral, o por parte de sociólogos que estudian la distribución de CI en poblaciones, y las relaciones entre el CI y otras variables.

Se denomina superdotados a aquellos que poseen un cociente intelectual igual o mayor que 130 (generalmente) y se encuentran por encima del 98% de la población; es decir, que su resultado se encuentra en la parte derecha más extrema de la curva de resultados (una campana de Gauss).

Se denominan genios a aquellos que poseen un cociente intelectual igual o mayor que 160 (generalmente) y representa el 0,0023% de la población; su resultado se encuentra en la parte derecha más extrema de la curva de resultados (una campana de Gauss).

El efecto Flynn remite a James R. Flynn, neozelandés especializado en ciencia política, quien descubrió que en el mundo las puntuaciones de CI subían pausadamente a razón de tres puntos de CI por década, por distintos motivos: Mejor nutrición, tendencia hacia familias más pequeñas, mejor educación y la heterosis (término en genética para la crianza y mejoramiento selectivo). O sea, 'mejores' individuos por la combinación de virtudes de sus padres, mediante la exogamia).

      Embed

Comentarios Facebook