domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 24° H 78.4%
25 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Empresa quilmeña creó un sensor para incubadoras

0
Comentarios


La idea de elaborar el dispositivo por parte de la firma FASA surgió en 2014, a raíz de las dificultades que tenía un cliente para importarlo. Para desarrollarlo, contó con el apoyo del INTI.

Empresa quilmeña creó un sensor para incubadoras
Foto:

Una PYME quilmeña exportará el primer sensor de aire para incubadoras, con insumos cien por ciento nacionales, creado en colaboración con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

El aparato, que avisa mediante una señal lumínica o sonora cuando se detiene la circulación de aire del circuito de calefacción o ventilación, permite mantener controlada la temperatura y mejorar el cuidado de los recién nacidos.

Al respecto, el vicepresidente de Fábricas Argentinas Sociedad Anónima (FASA), Oscar Biondo, recordó cuál fue el origen de este invento. "El proyecto surgió en 2014 cuando un cliente fabricante de incubadoras nos contó que tenía problemas para importarlo", explicó.

A partir de allí, Biondo explicó que "frente a eso, nos propusimos su desarrollo y fabricación totalmente local". Para concretarlo, la firma contó con el apoyo del Centro de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario (CMNB) del INTI, dependiente del Ministerio de Producción.

No obstante, para llevar adelante el trabajo, los equipos tuvieron que ser sometidos a un banco de pruebas. Esta tarea fue indispensable para conocer fehacientemente el correcto comportamiento y funcionamiento de los sensores, tanto los importados como los desarrollados por el organismo junto a FASA.

Representando el Centro de Micro y Nanoelectrónica, la ingeniera Mijal Mass, destacó cuáles fueron las características que permitieron que el dispositivo esté en condiciones: "El sensor debía estar fabricado con los materiales adecuados y ser lo suficientemente robusto para soportar las condiciones físico-ambientales y de limpieza a las que va a estar sometido en su uso final". 

Y agregó que también se tuvieron que realizar adecuaciones en el circuito electrónico que interpreta las variaciones proporcionadas por el elemento. Para completar la tarea, el CMNB contó con el asesoramiento de otros centros del INTI. Por ejemplo, el INTI-Química realizó ensayos y brindó un informe detallado del material empleado en el encapsulado del sensor; el Centro de Energía participó en el desarrollo del banco, mientras que INTI-Ambiente facilitó instrumentales de medición.

Además, se sumó el Laboratorio de Capa Límite y Fluidodinámica Ambiental de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), sitio en el que se probaron los dispositivos.

Tags

Comentarios Facebook