sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 06 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

De Romario y Ronaldo a Higuaín y Agüero

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


Tres finales, tres caídas, ningún gol a favor. La Selección es responsable de esa impotencia ofensiva. Messi, por supuesto, también. Brasil salió campeón del mundo en el 94 y 2002 por contar con Romario y Ronaldo. Ambos fueron decisivos. Argentina, en el partido clave dónde se define todo, no resuelve. Ni Higuaín ni Agüero denunciaron ser goleadores letales.

De Romario y Ronaldo a Higuaín y Agüero
Foto:

¿Hay imponderables en el fútbol? Muchos. Y en casi todos los partidos. ¿A la Selección nacional la persiguen los imponderables que le complican su existencia? No necesariamente. En todo caso, falla cuando no tendría que fallar. Por ejemplo, en los partidos decisivos que fueron las 3 últimas finales que disputó: ante Alemania en Brasil 2014 y frente a Chile en la Copa América de 2015 y 2016. En los 3 partidos de 120 minutos no logró conquistar ningún gol. En definitiva, en 6 horas de juego su aporte ofensivo fue claramente deficitario. Por no decir pobrísimo.      

 
Vamos a citar dos casos bien concretos: Brasil campeón del mundo en 1994 en Estados Unidos y Brasil campeón del mundo en 2002 en Japón y Corea. ¿Qué distinguió a esas dos selecciones para que pudieran consagrarse? Contar con delanteros de área muy eficaces para resolver las posibilidades de gol que generó Brasil en ambas competencias. Porque no le sobró nada a Brasil. Ni juego ni funcionamiento. Pero tuvo oportunismo y contundencia. Por eso ganó los dos mundiales.
 
Romario en 1994 fue su estrella. Anotó 5 goles de los 11 que conquistó Brasil: 3 en la ronda inicial, 1 a Holanda en cuartos y 1 a Suecia en semifinales. Ronaldo, por su parte, marcó en 2002, 8 goles de los 18 que hizo Brasil: 4 en la ronda inicial, 1 a Bélgica en cuartos, 1 a Turquía en semifinales y 2 a Alemania en la final.
 
      Romario

¿Por qué recordamos  esas dos conquistas de Brasil? Porque hizo la diferencia a partir de la gran jerarquía de sus delanteros. Ya no tenía a Pelé, Garrincha, Didí, Amarildo, Rivelino ni Jairzinho. Pero tenían a Romario y Ronaldo. Dos puntas excepcionales que además sabían autoabastecerse, generarse su propio espacio y algo fundamental: definir como lo demandan las circunstancias. No se comían goles imposibles de comer. Los hacían.    

Brasil se defendió bien en el 94 y 2002. Como se defendió bien la Selección en Brasil 2014 y en la Copa América de 2015 y 2016. En las 3 competencias en las que jugó 19 partidos, a Argentina le convirtieron apenas 9 goles. ¿Qué le faltó entonces a la Selección (más allá de su falta de elaboración) para concluir la obra? Lo que tuvo Brasil: capacidad ejecutiva en el área rival.
 
Esa deuda innegable de Argentina en la zona de fuego adversaria fue mortal para sus posibilidades. En el Mundial de Brasil, Higuaín solo le convirtió 1 gol a Bélgica en cuartos. Agüero ninguno. Di María 1 en octavos a Suiza. Messi 4, todos en la ronda iniciai.
      Gonzalo Higuaín


 
En Chile 2015, Messi anotó 1 gol de penal. Agüero 3. Higuaín 2. Di María 2. En Estados Unidos 2016, Messi hizo 5. Higuaín 4. Agüero 1. Di María 1. En las tres finales, como se sabe, la cuenta se cerró en 0. Y no porque el arquero que estaba enfrente la haya descosido o porque en los palos rebotaron 10 bombazos infernales.
 
¿Qué le faltó a la Selección para levantar una Copa? Un animal del área. Que si además sabe moverse fuera del área, mejor. Higuaín demostró a lo largo de su carrera que es un animal del área y en la última temporada lo reconfirmó en el Napoli, pero no así en la Selección.
 
El Kun Agüero sabe jugar dentro y fuera del área. Sabe entrar y salir de la jugada para después volver a entrar. Pero con la camiseta de la Selección en tramos decisivos sus respuestas fueron demasiado discretas. Tan discretas que generan grandes rechazos, al igual que Higuaín.
 
Lo de Di María es distinto. No es puntero, no es volante, no es media punta, no es punta, no es enganche. Es veloz, tiene manejo, tiene más lesiones musculares de las que debería tener y tiene muy poco gol.
 
Con este panorama muy lejano a cualquier ideal, está claro que Argentina está condenada a pagar en la ventanilla donde pagan los equipos que se ahogan en la orilla. Esos equipos que perdonan. Que no concretan. Que deshojan margaritas en las jugadas clave. Como lo viene haciendo Higuaín, por citar un ejemplo clamoroso. Higuaín de tronco no tiene nada, pero en la Selección ya en un par de oportunidades muy recordadas resolvió como resuelven los que son asaltados por las inseguridades, las torpezas y las dudas. No supo qué hacer. Se nubló. Se le cayó el arco encima. Y regaló lo que no se puede regalar en instancias que determinan rumbos.
 
Y algo que no puede pasarse por alto: que Messi, considerado con razón el mejor jugador del mundo, no haya provocado ninguna atajada del arquero Claudio Bravo en las 2 finales ante Chile (en Santiago y en New Jersey), es un dato duro que no puede desestimarse. Revela la falta de potencia ofensiva de la Selección.
 
Aquel Brasil campeón del mundo de 1994 y 2002, no tenía más equipo que esta Selección Argentina que antes con Alejandro Sabella y ahora con Gerardo Martino viene persiguiendo un título y desvaneciéndose en las finales.
 
Pero eso sí: Brasil tenía a Romario en el 94 y a Ronaldo en el 2002. Goleadores que, en la gran dificultad, dijeron presente. Goleadores que con la camiseta de la Selección nacional no aparecieron.        

      Embed



Comentarios Facebook