sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
01 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cumple 100 años Olivia de Havilland, la última diva de Hollywood

0
Comentarios


La actriz celebrará el aniversario en París, donde vive desde hace sesenta años. Trabajó en filmes clásicos como “Lo que el Viento se Llevó”, “El capitán Blood” y “La carga de la Brigada Ligera”.

Cumple 100 años Olivia de Havilland, la última diva de Hollywood
Foto:

Nacida en Tokio en 1916, de origen británico pero nacionalizada estadounidense, la actriz Olivia de Havilland, única sobreviviente del clásico Lo que el Viento se Llevó, que Víctor Fleming estrenó en 1939, cumple hoy 100 años, y lo celebrará en París, donde vive desde la década del 50.

De porte distinguido, hija de un abogado británico instalado en Japón y de una actriz, al igual que su hermana Joan Fontaine, un año menor que ella y fallecida en 2013, De Havilland es reconocida como una de las grandes estrellas del inmenso firmamento hollywoodense.

Al filo de la década del 20, a raíz de su separación, sus padres partieron con rumbo a Los Angeles, donde apostaron por el cine.

Dicen que el director Max Reinhardt conoció a De Havilland en una función universitaria de "El sueño de una noche de verano", que decidió llevar a la pantalla grande con Willam Dieterle. Con Errol Flynn como pareja y Michael Curtiz como director, De Havilland se lució en 7 largometrajes, entre ellos "El capitán Blood", "La carga de la Brigada Ligera" y "La vida privada de Elisabeth y Essex".

En 1939 fue una de las figuras centrales de la megaproducción "Lo que el viento se llevó", de Víctor Fleming, que le supuso una candidatura al Oscar como actriz de reparto, en la que tuvo la desafortunada coincidencia de competir con la actriz Hattie McDaniel, quien por ese mismo filme se convertiría en la primera actriz afroamericana en ser premiada con una estatuilla de Hollywood, todavía vigente el extremo racismo en el país.

Para De Havilland, la década del 40 fue más próspera, ya que le permitió ganar dos premios Oscar, el primero por su trabajo en "La vida íntima de Julia Morris", en 1941, el segundo por "La heredera", de William Wyler, en 1949, junto a Montgomery Clift. Por un juicio que le ganó a la productora Warner, el lobby empresarial hollywoodense la mantuvo alejada de los sets por tres años. Su vuelta ya no tuvo el mismo esplendor de antaño por lo que se la vio cubriendo papeles menores en series de televisión, como "Valle de pasiones" y también haciendo teatro.

Comentarios Facebook