sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Salud
02 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

En 2015, 17 millones de personas sufrieron ACV

0
Comentarios


Especialistas aseguran que tiene tratamiento y reafirman la importancia de detectarlo a tiempo. La Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo se llevará a cabo entre el 4 y el 6 de julio en el Hilton, y el ataque cerebral será uno de los principales temas a tratar.

En 2015, 17 millones de personas sufrieron ACV
Foto:

Aunque estimada, la cifra asusta: en 2015 unas 17 millones de personas sufrieron un ataque cerebral.

En el marco de la Semana del Intervencionismo Mínimamente Invasivo (SIMI) que se llevará a cabo entre el 4 y 6 de julio en el Hotel Hilton se disertará sobre las nuevas posibilidades de tratamiento, sus alcances e implicancias.

Entre éstas se destacan el cateterismo, la tromboaspiración y la embolización. Ésta última tiene, además, la particularidad de poder ser utilizada también en patologías prostáticas, uterinas y oncológicas. 

La jornada se realizará bajo el lema "El ACV es un problema de todos. Cambiemos la historia.  ¿Por qué? El ACV puede tratarse efectivamente, aunque cuando esto no ocurre con la celeridad y la experiencia requerida, un tercio de quienes lo padecen fallece y el mismo porcentaje queda con discapacidad permanente (pérdida de visión, del habla, parálisis y confusión, entre otras). De hecho el ACV es globalmente la 2ª causa de muerte y la 1ª de discapacidad.

"En el mundo y en Argentina, el ACV es una problemática de peso. La buena noticia es que es  tratable. La clave radica en reducir el tiempo de diagnóstico del paciente para decidir el mejor curso de acción y consecuentemente, mejorar la tasa de sobrevida y las probabilidades de recuperación", declaró Pedro Lylyk, médico neurocirujano, presidente del SIMI y de la Asociación Argentina de Ataque Cerebral.

Por eso desde hace 25 años el SIMI se enfoca en el abordaje de esta patología.

LEA MÁS:

      Embed

El encuentro cuenta con asistentes de Argentina y el mundo que se encargarán del estudio de casos clínicos, workshops, conferencias magistrales, simposios y cursos que le permitirán a los más de 1000 concurrentes formarse en el conjunto de técnicas para realizar procedimientos diagnósticos y terapéuticos que "minimizan" el impacto sobre el organismo, el dolor postoperatorio, los tiempos de recuperación y los costos.  

En cuanto a las técnicas, una de ellas es el tratamiento endovascular o cateterismo del ACV, que recibió la máxima recomendación posible (clase 1, con nivel A de evidencia) para ser utilizada en ciertos pacientes. 

Otras técnicas que también se utilizan para el tratamiento de enfermedades cerebrovasculares y que, por ende, también formarán parte del SIMI son: tromboaspiración, flow diverter, embolización de MAV con inducción del ritmo cardíaco, y  utilización de stent.

 

Más aplicaciones

Así como el abordaje del ACV mediante el cateterismo tendrá su espacio, en el marco del SIMI se podrá conocer también todo sobre otras técnicas como la embolización, que también puede aplicarse en patologías prostáticas, uterinas, oncológicas. Inclusive, de acuerdo con una línea de investigación que está comenzando a desarrollarse, la embolización sería una buena opción para la realización de procedimientos bariátricos en obesos mórbidos.

Por otra parte, habrá sesiones dedicadas a las cirugías cardíacas y el intervencionismo de médula y columna, dado que son contempladas todas las especialidades: neurología, neurocirugía, radiología intervencionista, cardiología, cirugía vascular periférica, columna, patología del hombre y la mujer.

      Embed



Comentarios Facebook