domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
05 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Se cumplen 20 años del nacimiento de la oveja clonada Dolly

0
Comentarios


Muchos saludaron la toma de control del ser humano sobre el ADN como anticipo de futuros avances, Otros en cambio temblaron ante el advenimiento de un mundo hecho de seres idénticos

Se cumplen 20 años del nacimiento de la oveja clonada Dolly
Foto:

Cuando un 5 de julio hace 20 años nació Dolly, la oveja clonada, muchos saludaron la toma de control del ser humano sobre el ADN como anticipo de futuros avances, por ejemplo en materia de trasplante de órganos. Otros en cambio temblaron ante el advenimiento de un mundo hecho de seres idénticos criados como piezas de repuesto.

En realidad, nada de eso ocurrió.

La clonación humana, un proceso complejo, riesgoso y éticamente cuestionable, fue finalmente reemplazado por otras tecnologías como fuente de la medicina regenerativa.

"No produjo lo que se esperaba", comenta Rosario Isasi, del Instituto de Bioética y Política Sanitaria de la Universidad de Miami.

"Hubo un momento de euforia: se pensó que finalmente seríamos capaces de comprender mejor los mecanismos de las enfermedades, usarlo como tratamiento para la infertilidad", explicó a la AFP. "No fue así".

Dolly, la oveja más famosa del mundo, fue el primer mamífero clonado mediante una técnica denominada Transferencia Nuclear de Células Somáticas (TNCS).


Procedimiento

Consiste en retirar el núcleo de la célula con su correspondiente ADN de una célula que no sea un óvulo o espermatozoide --una célula de la piel, por ejemplo-- e implantarla en un óvulo no fecundado, al que previamente se retiró el núcleo.


En el caso de Dolly, la célula fue tomada de una glándula mamaria.

Una vez realizada la transferencia, el huevo reprograma un embrión a partir del ADN que comienza a desarrollarse como hijo de un solo progenitor. No se conoce a la fecha una clonación de ese tipo con humanos.


Existe una oposición global a la reproducción de humanos por clonación.

Aparte de las objeciones éticas y de derechos humanos a la creación de seres humanos como fotocopias, también hay un problema de seguridad.

"Una vez que definen los límites de salvaguarda, no hay forma de desviarse hacia la aplicaciones reproductivas", asegura sin embargo Isasi.

Aun así, mucha gente "teme que haya un desliz, que una cosa lleve a la otra, hasta que sucede algo malo. Esa es la principal preocupación que ha impedido el uso de la tecnología".


      Embed




Comentarios Facebook