miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 21° H 49.4%
09 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Las inundaciones también llegaron con aumento

0
Comentarios


Quienes viven en la zona de 817 y 877 se encontraron con la desagradable sorpresa de que el agua ingresó a sus hogares, hasta una altura de entre 40 y 60 centímetros. Exigen una solución al Municipio.

Las inundaciones también llegaron con aumento
Foto:

Las inundaciones de las calles del barrio José Hernández de Quilmes Oeste, producidas por la obstrucción histórica de los caños de desagües, se agravó ya que el agua ingresó al interior de las casas, lo que aumentó el enojo de los vecinos, quienes exigieron a la Municipalidad una solución definitiva.

Se trata de la intersección de las calles 817 y 877, donde los vecinos residen en una postal similar a la ciudad de italiana Venecia, con sus típicos canales.

Al respecto, Luis Manuel Nogueira, describió que el barrio José Hernández se inunda con "tan sólo dos gotas de agua, debido a que los desagües están totalmente obstruidos con tierra, ramas y basura".
"Nos resignamos, nos acostumbramos a que nuestras calles se inunden y a que ninguna autoridad lo solucione de una vez por todas este grave problema", confesó apesadumbrado.

Además, manifestó que con la lluvias de la semana pasada el cuadro se agravó debido a que el agua ingresó, por primera vez, al interior de las casas. "Siempre se anegaban las calles pero no nuestras viviendas, lamentablemente, con los últimas precipitaciones, el agua entró a las casas", lamentó.

Posteriormente, señaló que la altura que alcanzó el agua en las viviendas afectadas fue de "entre un 40 y 60 centímetros".

Los afectados -agregó- "tuvieron que estar durante varias horas sacando el agua con bombas y baldes, lo último demanda un gran esfuerzo, más en las personas mayores".
Cansado de esta situación, Luis decidió llamar a la Municipalidad de Quilmes en reiteradas oportunidades. De tanto insistir, un día logró que el camión se acercara a 817 y 877. No obstante, recibió una sorpresa no tan grata: "El camión desobstructor no funcionaba, no absorbía la tierra ni la mugre".

"Desde ese día, nadie más vino, esto me causo mucha impotencia. Es increíble que los equipos de la Municipalidad de Quilmes no funcionen", contó resignado.

Asimismo, recalcó que las inundaciones causan que muchos vehículos no pueden circular por el barrio, ni siquiera las ambulancias. "Tenemos una abuela, que vive en la casa de al lado, que necesita de la ambulancia para que la trasladen a un centro de salud a realizar un tratamiento y una vez no la pudieron llevar porque estaba todo inundado. Esto es una vergüenza", cerró.

Tags

Comentarios Facebook