jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Opinión
09 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Conocer para vivir mejor: ponerse de pie

Facundo Manes
0
Comentarios
Por Facundo Manes


Conocer para vivir mejor: ponerse de pie
Foto:

Los seres humanos contamos con una habilidad fundamental para poder enfrentar la adversidad llamada "resiliencia". Las experiencias que son estresantes, pero que no son abrumadoras, promoverían el desarrollo de la regulación de esta capacidad. Por eso, cierta exposición a niveles tolerables de estrés en la infancia produciría cambios cerebrales que influirían sobre una respuesta más eficaz a situaciones traumáticas posteriores.

Los circuitos cerebrales del miedo, recompensa, regulación emocional y comportamiento social van cambiando y adaptándose en base a la experiencia. Esto significa que, a medida que experimentamos vivencias dolorosas o estresantes, podemos, en algunos casos, estar más preparados para enfrentar temores, sentir emociones positivas, buscar maneras más optimistas de replantear acontecimientos difíciles y beneficiarnos del apoyo de amistades.

Algunos traumas infantiles se asocian con cambios hormonales y en los neurotransmisores que aumentarían la vulnerabilidad a trastornos psiquiátricos en la edad adulta. Estudios realizados en animales demostraron que la separación materna prolongada en la vida temprana tiene efectos negativos duraderos sobre la respuesta al estrés. Pero también los estudios demostraron que un entorno enriquecido durante el desarrollo hace que los animales sean menos vulnerables al estrés en su vida posterior. También se demostró que estos ambientes permiten revertir algunas conductas negativas causadas por la separación materna prolongada.

Hay una técnica conocida como la reevaluación que consiste en reinterpretar el significado de las experiencias negativas, para reducir las respuestas emocionales frente a las mismas: se trata de cambiar la manera en que sentimos cambiando la manera en que pensamos. Se ha demostrado que las personas resilientes son mejores en esta reevaluación y la utilizan más. Las creencias religiosas y las prácticas espirituales también podrían facilitar la recuperación y la búsqueda de sentido después de un trauma.

Sin duda, el optimismo y las emociones positivas contribuyen a que tengamos respuestas cognitivas y emocionales más saludables. Además, ciertas formas de psicoterapia pueden mejorar nuestra capacidad de resiliencia y maximizar nuestra resistencia al estrés.

Para comunicarse con esta sección: conocer@dpopular.com.ar


      Embed


 

 

Te puede interesar

Comentarios Facebook