martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
10 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Echarri: "Hicimos un San Martin humano, con sus amores y dolores"

0
Comentarios


El actor comenta que se trata de una película intimista porque esa fue la intención del director, pero también por el presupuesto con el que se contó. Sobre el perfil de su rol señala que “uno está más cerca de estos personajes si los analiza como personas y no como un bronce”.

Echarri: Hicimos un San Martin humano, con sus amores y dolores
Foto:

Cada vez que se embarca en alguna propuesta laboral el actor Pablo Echarri tiene en claro que para aceptar alguna tarea artística debe existir una palabra: desafío. Ahora justamente en su horizonte laboral aparece la película "El encuentro de Guayaquil" donde comparte gran tarea junto a un destacado elenco compuesto por el actor colombiano Anderson Ballesteros y con dirección de Nicolás Capelli. Justamente ante este flamante film que está en cartel a Pablo le tocó hacer, nada más y nada menos, que del General San Martín y la trama lo exhibe en una reunión cumbre junto al prócer Simón Bolívar. El film también cuenta con las actuaciones de Naiara Awada, Arturo Bonin, Luciano Castro, Eva de Dominici, Miriam Lanzoni, Rubén Stella, entre otros.
Echarri, conversó con Diario Popular, en un mano a mano que fiel al estilo del actor, dejó en claro sus posturas ante temáticas como el cine, el rating y sus consecuencias en la pantalla chica, el cambio de horario de la telenovela La Leona, su compromiso político y las posibles consecuencias de este hecho, cómo San Martín se cruzó desde su infancia hasta su vida laboral en más de un ocasión, la separación de su ex socio Martín Seefeld de la productora El Arbol, entre otros temas.

Al intérprete lo caracteriza su buena onda con la prensa y ante este diario no esquivó ningún tema y también entregó su clásica simpatía en un espacio cultural de un destacado sindicato donde se llevó a cabo el reportaje.

l En el telefillm "Belgrano" con Pablo Rago hace años te tocó hacer de San Martín. Ahora sos vos el protagonista del Padre de la Patria. ¿Qué tomaste de aquella vez que hiciste de San Martín para usar en "El encuentro de Guayaquil"?

De alguna manera sirvió para dar el puntapié inicial y tomar cierta postura física, firmeza de la voz, entre otras cosas.

-Seguramente hubo que tomar las posturas lógicas que se esperan del personaje casi a nivel cliché te diría como para introducirse en un imaginario donde el público lo tiene en su mente de diversas maneras. Después, se sabía que tenía cuestiones como sus dolencias físicas, y era un hombre de gran autoridad con todas estas señales eché mano a estas cosas. Por supuesto, que en el film también seguí esa misma línea. Siempre sus ideas y las relaciones que mantenía con sus mujeres, familia y amigos son parte de su vida.

l ¿Se te hizo complejo con tan tos libros y material biográfico tomar algunos aspectos de San Martín o tan sólo hubo que seguir el guión de la película?

-No podía salirme de cierto estereotipo y en caso de haberme salido hubiese despistado a la gente. Uno se sube al San Martín de Alfredo Alcón o Rodrigo de la Serna. La verdad construí a San Martín como suelo realizar mis personajes y cuando alguien te llama es porque tiene la certeza que podés hacer bien ese rol. Entiendo, que construyo desde adentro al papel. Tal vez, el director Nicolás Capelli entiende que San Martín tiene que tener algo mío.

l ¿Se puede decir que se trata de un film épico o es algo diferente?

-No, no, no. Es una película intimista y hace foco en los hechos históricos, que se enuncian de manera simple y general y donde más se hace hincapié en las cuestiones personales de San Martín y Bolívar: amores, enfermedad, amistad. No tenemos el despliegue visual que tuvo "El Santo de la Espada" con Alfredo Alcón. La intención del director fue hacer algo más intimista y con el presupuesto que seguramente hubo se buscó llevar a cabo aquello posible. Por supuesto, que me hubiese encantado y tener aunque sea una escena bajando la Cordillera de los Andes con muchos extras, por ejemplo.

l Seguramente recibís muchas propuestas de directores para filmar pero ¿qué te sedujo del "Encuentro de Guayaquil" para aceptar?

-Un personaje como San Martín es único y se da pocas voces. El sí estaba casi dado. Me encontré con un San Martín muy humano y se lo ve sufriendo porque su mujer le es infiel, pero a la vez, él también es infiel. Inclusive, se lo ve cuando estaba en Lima (Perú) que quería ir en contra de sus preceptos y perpetrarse en el poder medio como un emperador. Uno está más cerca de estos personajes si los analiza como seres humanos más que como un bronce.

l ¿Te toco de hacer de San Martín en el colegio?

-(Risas). Sí, e hice de relator de la historia de él tanto de joven como de viejo. De pequeño despunté ese lindo deseo.

l ¿El género histórico es más complejo que otros para seducir a los espectadores?

-Sí, sí, sí, sin dudas y tampoco aquí se busca el gran público. De alguna manera genera cierta distancia del espectador menos formado o de aquel que no le interesa la historia.

      Embed
El exitismo y las búsquedas

"El exitismo existe para aquel que es exitista. Después, está aquel que toma otro camino. Ahí intento construir como productor y sabía que no hago algunas cosas masivas y jugaba peligrosamente con instrumentos donde cuento historias de un héroe detestable".

El sistema

"Me resulta un tanto amargo que en 2016 exista una sola empresa medidora de rating homologada por la cámara de anunciantes y que exista otra medidora -que mida de una forma más abarcativa- de la Universidad de San Martín y que no sea tenida en cuenta. Me es amargo", expresó Pablo Echarri.

El segmento de publico que el rating no mide

Pablo Echarri cuestionó que las mediciones la clase social más baja la denominada para las medidoras de rating la "e" no se mide. "El medio es muy pequeño y son pocos los que manejan las realidades de los canales y las cámaras ligadas al mundo televisivo. Me imagino que cuando son pocos los actores las metodologías son más conservadoras. Además me imagino que son menos propensos a los cambios. El sistema federal de mediciones comenzó de una forma puntual para después extenderse y llegar a distintas universidades del país como proyecto era superador. Para ciertos intereses eso no era conveniente. Si pudiese cambiar lo cambiaría y le agregaría, por ejemplo, el público "e" donde La Leona tenía buen público y se trata de un publico socioeconómico más bajo que en los últimos años subió en la escala social y consumían. Siempre se midió abcd.

l ¿Qué podés contarnos con respecto al rating y la telenovela La Leona?

-Bueno. Si vas para atrás con las planillas de Sifema y hacés un análisis desde el estreno de La Leona, fijate que te arroja eso....y eso está ligado a la realidad más cercano que yo pienso.

l ¿El rating podría estar ligado a veces "a los intereses políticos"?

-Podrían estar ligados pero no necesariamente.

l Pero, si vos no estuvieras tan jugado políticamente de un lado de la grieta y fuera al revés, o sea estuvieras en la vereda de enfrente. ¿El rating de tus propuestas sería el mismo o no?

-(Silencio). Podría ser distinto...

Con Nancy Dupláa en La Leona: "Me aburro si no tomo riesgos"

Uno de los grandes trastornos que tienen los ciclos televisivos suelen ser los cambios de horarios por diversas razones; rating, competencia, factores comerciales, etc. Justamente estas cuestiones se abordaron en el reportaje y Pablo marcó su punto de vista ante este tema tan complejo.

l El exitismo y el poco tiempo que suele existir en la sociedad para muchas cosas también es llevado a la TV donde sino medís bien en poco tiempo empiezan los problemas; cambios de horarios, días, etc.

-El exitismo existe para aquel que es exitista. Después, está aquel que toma otro camino. Ahí intento construir como productor y sabía que no hago algunas cosas masivas y jugaba peligrosamente con instrumentos donde cuento historias de un héroe detestable. Por ejemplo, en "El elegido" donde era un hombre ambicioso y sólo atendía a su familia para darle dinero, etc. En "La Leona" el rol de Uribe es un papel oscuro porque él hace cualquier cosa por dinero hasta que descubre el amor. "La Leona" se sitúa en un conflicto hiperrealista como instrumento de captación de público para una tira no es lo más aconsejable...

l Se nota que te seducen y mucho los desafíos y el riesgo..

-Me aburro sino tengo riesgo. Por ejemplo, me exprese políticamente y me arriesgo todo el tiempo en la vida.

l Ante el cambio de horario de La Leona. ¿Entendés que es parte del trabajo o igual te incomoda?

-Acepto las reglas del juego. Incluso, Tomás Yankelevich, cambió de un día para otro sus propios productos, que suelen ser vaivenes comerciales y razones de competencia. Me resulta un tanto amargo que en el 2016 exista una sola empresa medidora de rating homologada por la cámara de anunciantes y que exista otra medidora que mida de una forma más abarcativa de la Universidad de San Martín y que no sea tenida en cuenta. Me es amargo.

l ¿Con tu ex socio y amigo Martín Seefeld suponías desde el principio que las diferentes ideologías los podrían llevar en algún momento al final de la productora?

-No, pero sí proyectábamos que cuando los niveles de política eran tantos, en un momento iba a interferir en el trabajo. Lo veíamos como posible y lo sentimos. Más allá que la separación no es exclusivamente política porque tomábamos caminos diferentes. A su vez, Martín ayuda desde distintas áreas al gobierno y lo hace. En mi caso, estando solo las características estarán atadas a mis propios deseos. Nosotros nos llevamos siempre bien y somos amigos.

Un enigma histórico y los sueños de la patria grande

Las expectativas en el mercado cinematográfico por el desempeño del largometraje "El Encuentro de Guayaquil" -se estrenó el jueves- son muchas y variadas. Sin embargo, ¿cuál es la verdadera trama del film? Pues bien, se narra el encuentro entre José de San Martín y Simón Bolívar.

Sin recursos suficientes para revertir la situación militar del Perú, San Martín vio cómo se debilitaba su posición política en Lima. Recurre a Bolívar que tenía un fuerte respaldo político y militar. Se entrevistaron el 26 de julio de 1822. Luego de aquella entrevista, San Martín renunció a todos sus cargos.

La película recorre la charla entre San Martín y Bolívar en la ciudad de Guayaquil tratando de desentrañar sobre qué hablaron los dos grandes héroes latinoamericanos.

Y de esta forma, poner de relieve el pensamiento de estos hombres. "El encuentro de Guayaquil" se mete, de este modo, en nuestra historia como continente, haciéndonos reflexionar también sobre las razones por las cuales Latinoamérica fue desplazada por aquellas poderosas naciones imperiales.

Por diversos cortes, mientras se desarrolla la entrevista entre los patriotas, a modo de flashbacks, se reconstruyó el camino de ambos para llegar a ese importante encuentro a través de distintos pasajes de sus vidas; escenas cotidianas de los diversos batallones; las intrigas y conspiraciones por parte de los realistas con criollos; las travesías de los dos militares por distintas partes de Latinoamérica, sus amoríos con importantes mujeres de la historia; y, principalmente, las discusiones políticas que protagonizaron éstos hombres de la historia americana.

La charla que los reúne por primera vez en 1822 los mantiene en posiciones muy distintas a las que los vemos durante la historia, un San Martín cansado, sin fuerzas ni respaldo, y un Bolívar en la cresta de su popularidad. Van a estudiarse, van a respaldarse, van a respetarse en una negociación que busca dar a conocer el trasfondo de ese sueño común llamado "Patria Grande". Sin lugar a dudas un film que buscará ganarse su lugar en el complejo mercado cinematográfico local donde siempre la competencia es tremenda.



      Embed





Comentarios Facebook