miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
11 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Boca, ¿dónde está parado?

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


Según Riquelme, esta Copa Libertadores es “la más fácil que se le presenta a Boca”. El problema, más allá del nivel que puedan expresar los adversarios, es el funcionamiento que hoy el equipo que dirigen Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, no tiene. Esa deuda inocultable, sin embargo, no lo convierte en un equipo más.

Boca, ¿dónde está parado?
Foto:

"Esta es la Copa Libertadores más fácil que se le presenta a Boca. Hace tiempo que no veo que a Boca se le presente tan claro llegar a la final de la Libertadores. La tiene que ganar y empatarle a Independiente que tiene siete Copas Libertadores. Si Boca juega bien y sobre todo si Carlitos Tevez está bien estos cuatro partidos que quedan, la Copa es de Boca. Ahora si Boca no lo hace nos va a doler muchísimo".

El pasado 24 de junio, día en que cumplió 38 años, Juan Román Riquelme explicaba en Fox Sports cuáles eran sus expectativas respecto a las posibilidades de Boca en el cruce de semifinales ante Independiente del Valle. Y planteaba lo que cualquiera que frecuente el fútbol no desconocía: Boca tiene la Copa Libertadores casi servida en bandeja.

¿Exageró Riquelme en su observación? ¿La vio más fácil de lo que era? La respuesta es simple: no. No exageró ni simplificó nada en particular. Vio lo que vemos todos. En el horizonte no hay un muy buen equipo (en la otra semifinal Atlético Nacional de Colombia venció al San Pablo en el Morumbí 2-0 y tiene la clasificación a la final casi en el bolsillo) que despierte temor futbolero. O algo parecido.

Independiente del Valle que derrotó 2-1 a Boca en Quito
, es un equipo discreto. Este San Pablo que dirige Edgardo Bauza es un equipito a la altura de lo que hoy expresa el fútbol brasileño. Y Atlético Nacional de Colombia es un aceptable equipo. ¿Pero Boca qué es?

Quizás lo que se le pueda objetar a Riquelme es que no midió las capacidades y debilidades que viene denunciando Boca. Aunque señaló que en octavos y cuartos de final eliminó con sobresaltos a Cerro Porteño y con grandes dificultades a Nacional de Montevideo en una definición por penales. No le sobró absolutamente nada al equipo que conducen Guillermo y Gustavo Barros Schelotto. Pasó las dos series sembrando angustias y dudas en todas las direcciones. Y especialmente contra Nacional, clasificó a semifinales agarrándose de las paredes.

Sigue siendo Carlos Tevez, como bien marcó Riquelme, el jugador más influyente y determinante del equipo. El que es capaz de hacer la diferencia en un par de arranques tumultuosos como lo volvió a demostrar en los 2850 metros de altura de Quito, cuando en el último cuarto de hora del partido, sin aire y sin piernas, igual desequilibró a un fondo despojado de cualquier rasgo de mínima solvencia.

Boca no quedó severamente comprometido para la revancha de este jueves después de la caída en Ecuador, considerando el valioso gol de visitante que anotó. Pero debe atender una cuestión central que no es menor y que por supuesto no tendría que subestimar: el equipo no funciona como un buen equipo. No es nuevo este perfil. De alguna manera ya lo había anticipado Guillermo Barros Schelotto el pasado 27 de marzo en una rueda de prensa: "Boca no puede ser Tevez más diez. Necesitamos un gran equipo para que figuras como él y otros se destaquen. Por eso hay que ser sinceros: no podemos prometer la Copa Libertadores. Sí armar lo mejor para que Boca la pelee".

Y la está peleando Boca en un escenario que se le presentó muy favorable ante las eliminaciones prematuras de River y Rosario Central. Los graves errores defensivos que cometió el último jueves en Quito que lo terminaron dejando con las manos vacías no sorprendieron, aunque a Guillermo le haya subido la temperatura en pleno partido por los regalos de la línea de fondo. ¿Por qué no sorprendieron? Porque no transmite ninguna seguridad Boca. Y esto viene de lejos. Juega disperso el equipo. Se estira. Se parte. No se junta. Y muestra su vulnerabilidad.

En La Bombonera más bien que es candidato para superar a Independiente del Valle. Lindo sería que no lo fuera. Pero nadie gana en la víspera. Aunque Riquelme el 24 de junio ya adelantó algo.
      Embed


Comentarios Facebook