jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Norteño
25 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un Elefante insaciable que no se cansa de dar vueltas

0
Comentarios


Hindú lo hizo de nuevo: le ganó 38-23 a Belgrano y se consagró bicampeón del Nacional. Es el decimosexto título del equipo de Don Torcuato en dos décadas.

Un Elefante insaciable que no se cansa de dar vueltas
Foto:

Hindú tiene la particularidad de agotar a sus adversarios en la cancha y de agotar también los adjetivos calificativos. ¿Qué más se puede decir de un equipo que gana todo lo que disputa? Que es bicampeón nacional y que acumula cuatro títulos al hilo (también es bicampeón en el Top 14 de la URBA). 
Un equipo que en los últimos 20 años levantó 16 veces el trofeo destinado al mejor. ¿Qué más?
 
Señores, está todo más que dicho. Hindú es un multicampeón que desde hace rato tiene un sitial de privilegio en la historia del rugby argentino. Y es de Don Torcuato. ¡Chapeau para el Elefante!

Hindú es el eterno Chori Hernán Senillosa, que bordeando los cuarenta corre como un pibe. Es la claridad y la patada certera y eficaz del apertura Francisco Tito Díaz Bonilla (su goleador). Es el equipo de los nombres de peso, de trayectoria en las espaldas, de mil batallas ganadas: el cubano Francisco Bosch, Mariano De la Fuente, Gonzalo Delguy, Lucas Camacho. El empuje de los más pibes, de Sebastian Cancelliere, Bautista Alvarez, los Guisasola

Y tantos otros que pueden quedar por un momento fuera del listado urgente, pero nunca olvidados. Hindú es un ejército de guerreros que entienden que el camino es uno solo. Y tiran todos para el mismo lado, conducidos desde el banco por otros próceres como Juan de la Cruz y Nicolás Fernández Miranda, como el Ruso Lucas Ostiglia.

Hindú pegó otra vez el grito de campeón al derrotar 38-23 a Belgrano en cancha de su vencido, allá en Virrey del Pino. Un encuentro que arrancó favorable y que lo vio ganador al termino del primer tiempo por 16-9. El Marrón se recuperó en el inicio del complemento y logró empatarlo en 16. Pero a partir de allí, la mayor experiencia y la contundencia de los torcuatenses fueron letales.

Hindú es un Elefante enloquecido que no para de festejar. Con el triunfo del sábado, sumó su séptimo título en el Nacional (1996, 2001, 2003, 2005, 2010, 2015 y 2016). Y fue subcampeón en las ediciones de 1997 y 2009. A tantas coronas hay que sumarles las nueve que ostenta en la URBA. Ese será ahora el nuevo desafío de Hindú para el resto del año: ir por el tricampeonato en el Top 14. La vara está cada vez más alta, pero también lo están las ganas.

Hindú disputó nueve partidos en este Nacional de Clubes, con ocho triunfos y apenas una derrota (ante Universitario de Tucumán), en la última fecha de la zona de grupos. Fue el "peor" de los cuatro ganadores de zona y por eso, semifinal y final las debió jugar como visitante. En Córdoba, frente a Tala tuvo un durísimo cruce en el que ganó sobre el final, 21-19, con el recordado agónico penal de Tito Díaz Bonilla. El sábado, en Virrey del Pino, estuvo más holgado y dio una soberana muestra de su capacidad. Hindú es sinónimo de campeón. Y queda poco más por decir.

Comentarios Facebook