lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
13 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los chicos de Gallardo se divirtieron en Disney

0
Comentarios


River venció al Motagua de Honduras en su segundo amistoso por tierras yankis. El pibe Andrade abrió el marcador en el primer tiempo; después, cuando entraron los titulares, Mora y el Pity Martínez sellaron el 3 a 0.

Los chicos de Gallardo se divirtieron en Disney
Foto:

Segundo amistoso de la gira por Norteamérica y, esta vez, triunfo de River. Fue 3 a 0, ante el Motagua de Tegucigalpa, uno de los clubes más importantes de la Liga de Fútbol de Honduras. Un encuentro en el que el equipo de Gallardo mostró pasajes con muy buenas intenciones.

De movida quedó en claro que River era más equipo, tenía más ideas y sabía de qué manera hacer circular la pelota para generar peligro. Así, de a poco, empezó a aproximarse sumando mucha gente en ataque y haciendo participar al arquero hondureño: primero fue Giovanni Simeone quien apareció en un mano a mano que Licona tapó con el cuerpo; después Driussi apareció libre pero su remate se fue desviado y, un rato más tarde, Pisculichi probó con un remate a colocar que el arquero mandó al corner con un magnífico manotazo.

El equipo hondureño, por su parte, usaba munición de fogueo a las proximidades de Batalla que casi no entró en juego en esa primera parte. Y sobre los 35, tras una linda combinación, llegó el 1 a 0 en favor de River gracias a un remate de Tomás Andrade que el arquero no alcanzó a desviar, tras un gran pase de Olivera, otro de los pibes del equipo.

LEA MÁS:

      Embed

El segundo tiempo se hizo un poco más parejo. Motagua se adelantó sobre el terreno y, aprovechando que River aflojó la intensidad de sus ataques, se animó a darle forma a alguna combinación interesante; pero tuvo que esperar casi media hora antes de generar una llegada serie, una media chilena de Andino que obligó a Batalla a una atajada bárbara para mandar la pelota al corner. .

Así y todo, River seguía siendo el más claro y, ya con varias caras diferentes debido a los cambios, coqueteó varias veces con la posibilidad de aumentar la ventaja. Y así lo hizo cerca del final: primero con un tiro de Mora después de una asistencia exacta de Martínez desde la izquierda y, cuando se terminaba el partido, el mismo Pity Martínez le puso la guinda al postre con el mejor gol de la noche: una emboquillada exquisita se coló en un ángulo. Así llegó el final de un River que mostró una imagen más acorde a sus pretensiones futuras.

      Embed


      Embed


Comentarios Facebook